X
La Laguna >

El Centurión, otro drama entre puntales

   

Fachada principal del Centurión, junto al barrio de San Honorato, en el centro de La Laguna. / DA

J. F. JURADO | La Laguna

Las Chumberas no es el único caso de desalojos y reposición de viviendas en el que trabaja el Ayuntamiento de La Laguna. En el barrio del Centurión, muy cerca del casco histórico, la problemática es casi idéntica. Aunque no por la aluminosis, como en la primera urbanización, sino por que estos edificios se hallan, literalmente, en estado de ruina. Aún así, todavía hay 24 familias viviendas en ellos. Entre puntales en la mayoría de los casos, ya que de las 56 casas que conforman el Centurión cuarenta se encuentran con sus pilares al borde del colapso.

La reposición de estas viviendas se llevará a cabo en un solar muy próximo a los viejos bloques, mediante la implicación económica de las administraciones canarias y el Ministerio de Fomento. Pero, al contrario que en el caso de Las Chumberas, donde el 50% del presupuesto deberá ser asumido por el Estado, aquí la inversión más importante deberá realizarla el Ayuntamiento lagunero, aportando 35,4% de la financiación prevista. Es decir, 2,6 millones de euros del total de 7.486.653. El Gobierno de Canarias aportaría otro 30%, el Cabildo Insular el 10% y el Ministerio de Fomento, el 25%.

Alto riesgo

Para la corporación municipal la reposición del Centurión supondrá una operación de elevado riesgo. La intención es afrontarla a través de Muvisa, construir las 56 nuevas viviendas y financiar el coste de la operación con la construcción de otros 105 pisos más en el mismo área, para ser vendidos como viviendas de protección oficial (VPO). No son buenos tiempos para la construcción y el sector inmobiliario, pero en la empresa municipal de viviendas confían en completar con éxito el proyecto.

“Es una operación muy complicada”, reconocen el concejal del área, Juan Antonio Godiño, así como sus dos más estrechos colaboradores, el consejero delegado y el gerente de Muvisa, Plácido Mejías y Carlos Díaz, respectivamente. “Si llega a salir en su momento, ya estarían vendidas. Pero confiamos que cuando estén construidas haya pasado lo peor de la crisis y podamos darle salida. Estarán en un lugar excelente, al borde del conjunto histórico de la ciudad, y tendrán categoría de VPO”, explicaron. Recuerdan, asimismo, que salvo en 2008 y 2009, Muvisa nunca ha tenido pérdidas.