X
LOS REALEJOS >

El colegio de Palo Blanco se queda sin pabellón, al menos hasta enero

   

El techo del pabellón del CEIP Palo Blanco está apuntalado por dos grúas para evitar que se desplace. / MOISÉS PÉREZ

NATALIA TORRES | LOS REALEJOS

El techado del pabellón deportivo en el Centro de Educación Infantil y Primaria (CEIP) Palo Blanco, en Los Realejos, provocó que el pasado 9 de octubre las columnas que soportaban la nueva estructura se hundieran unos 15 centímetros debido a un deslizamiento del terreno, un incidente que obligó al cierre del área afectada, medida que se mantendrá al menos hasta enero y, sobre todo, “hasta que se garantice la seguridad de los alumnos al cien por cien”, explicó a DIARIO DE AVISOS la concejala de Educación del Ayuntamiento de Los Realejos, Sandra Pérez.

Tras la inspección de los técnicos de la Consejería de Educación, responsable de las obras que se están desarrollando en el centro, se llegó a la conclusión de que las columnas no habían soportado el peso del techo, por lo que -ante el riesgo de que el pabellón acabara cediendo- se procedió al aseguramiento de la obra con la colocación de dos grúas que soporten el peso de la estructura hasta que se consolide el terreno.

Como medida de precaución, se ha procedido al traslado de un aula de Infantil próxima al pabellón y la suspensión de las actividades escolares que se realizaban en el mismo: el recreo y las clases de Educación Física, así como el traslado de la biblioteca.

Sandra Pérez explicó que “los alumnos de Infantil han sido ubicados en un nuevo espacio dentro del propio colegio y las actividades deportivas y el propio recreo se realizan en el campo de fútbol municipal, que se encuentra al lado del colegio”. Pérez detalló que en estos momentos “se está procediendo a colocar hormigón en todo el fondo del pabellón cubierto”. De esta forma, se pretende que las columnas ya colocadas “se hagan más resistentes y se puedan colocar nuevos apoyos para soportar el peso del techo del pabellón deportivo”.

Según la edil de Educación, los trabajos se prolongarán “por lo menos hasta enero del próximo año” y añadió que “lo primero es la seguridad de los alumnos y hasta que ésta no se garantice al 100% se mantendrán las medidas tomadas”. Esta misma semana, según reconoció Pérez, la Asociación de Padres se ha dirigido al Ayuntamiento para solucionar otros de los problemas que se han derivado de este incidente: la falta de espacio para las clases de informática y kárate que se realizaban en el pabellón en horario extraescolar. “Ya hemos buscado una solución y desde hoy el local de la asociación de vecinos acogerá estas actividades”, destacó Pérez.