X
cultura >

Francisco Estupiñán gana el Benito Pérez Armas de novela

   

El presidente de CajaCanarias, Álvaro Arvelo (d) y el presidente de la Academia Canaria de la Lengua, Ramón Trujillo Carreño, anunciaron hoy el fallo de la 27 edición del premio de novela 'Benito Pérez Armas'. | EFE / Cristóbal García

SANTIAGO TOSTE | Santa Cruz de Tenerife

El periodista y escritor Francisco Estupiñán Bethencourt (Las Palmas de Gran Canaria, 1961) obtuvo este lunes el XVII Premio de Novela Benito Pérez Armas con El corsario de Lanzarote, una novela histórica que se sitúa en la Canarias del siglo XVI, donde los personajes de ficción se cruzan con los reales y por la que desfilan el primer Marqués de Lanzarote, Agustín de Herrera y Rojas, o el pirata Morato Arráez. Además, El hombre que ama a Gene Tierney, una obra “experimental” presentada por Daniel María (Santa Cruz de Tenerife, 1985) se ha hecho merecedora de un accésit de edición.

Conversación telefónica

La sede central de CajaCanarias, en la capital tinerfeña, acogió ayer la deliberación final y el anuncio del fallo.

Cerca de las 13.30 horas, el jurado, integrado por el presidente de CajaCanarias, Álvaro Arvelo; la escritora Cecilia Domínguez Luis; Juan Manuel García Ramos, escritor, catedrático de Literatura Hispanoamericana de la Universidad de La Laguna (ULL) y crítico literario; el periodista y escritor Juan Cruz Ruiz, y el excatedrático de Lingüística de la ULL, presidente de la Academia Canaria de la Lengua y escritor, Ramón Trujillo Carreño, pusieron rostro al XXVII Premio de Novela Benito Pérez Armas, dotado con 12.000 euros.

Y poco después, también le pusieron voz, pues el propio Álvaro Arvelo contactó telefónicamente con el afortunado. “Es un grandísimo honor recibir este premio convocado por CajaCanarias -aseveró Estupiñán en sus primeras declaraciones-, que para mí constituye algo así como el Planeta de las letras Canarias. Y más aún recibir un galardón que han ganado muchos compañeros míos, además de manos de un jurado donde varios de sus miembros también han sido mis profesores”.

En su breve exposición acerca de la obra con la que ha resultado ganador, Francisco Estupiñán aludió al catedrático Antonio Macías, que fue quien le “descubrió” a Agustín de Herrera y Rojas. A este respecto, el autor señaló que quiso construir un relato que indagará en “cómo fue la construcción de Canarias” para explicar, de alguna manera, “cómo es hoy Canarias a través de esa construcción”.

Para Juan Manuel García Ramos, estamos ante una “clásica novela histórica, muy bien escrita, que recupera un capítulo de la historia de las Islas al que ya aludió en su día el profesor Rumeu de Armas”. En la misma línea, Ramón Trujillo aludió a una “obra formalmente bien hecha, con un rico vocabulario, a la que no se le pueden poner peros desde el punto de vista de su construcción”.

El otro relato ganador, El hombre que ama a Gene Tierney, es una novela en la que se entremezclan relatos, cuentos cortos, obras de teatro e, incluso, fragmentos de guiones, “fruto de la polifacética creatividad de su autor”, Daniel María.

La vitalidad, la diferencia

Uno de los elementos en los que coincidieron ayer los miembros del jurado fue la calidad y, sobre todo, la diversidad, de los dos trabajos finalmente premiados. “El jurado ha querido reconocer la vitalidad que reflejan estas dos obras -apuntó Cecilia Domínguez-, que son completamente diferentes; dos novelas que, por vías distintas, han conseguido captar nuestra atención”.

Juan Cruz hizo mucho hincapié en destacar el papel del Benito Pérez Armas como “un premio de descubrimientos” que persigue el hallazgo de “escritores literarios”, frente a otros galardones como -“salvando todas las distancias posibles”, tal y como se apresuró a puntualizar- el propio Premio Planeta, “que es un galardón comercial desde su misma raíz”.