X

El detenido por acribillar a su mujer en Girona pasa a disposición judicial este miércoles

   

EFE | Girona

El detenido por presuntamente descerrajar ocho tiros a su mujer en su chalé de lujo en el barrio del Palau de Girona pasará este miércoles por la mañana a disposición judicial por un delito de homicidio, han informado a Europa Press fuentes judiciales.

La agresión se produjo este lunes en una vivienda de alto standing en la que vivían la pareja con dos hijos, de 10 y 17 años, y la mujer ingresó muy grave en el hospital Josep Trueta de Girona, donde ha muerto este martes.

El detenido, Bernard A., francés de 48 años, que no tenía denuncias previas por malos tratos, sigue custodiado en las dependencias de la policía catalana en Girona después de ser dado de alta del hospital Santa Caterina.

Su primera declaración fue este martes en el box de urgencias del Hospital Trueta, donde ingresó con unas heridas en la mano, antes de pasar al otro centro.

Allí estaban juez, fiscal y los Mossos, aunque esta declaración fue confusa ya que el hombre estaba “muy alterado”, según han informado fuentes judiciales.

En el registro que hizo la policía catalana en el domicilio, en la calle Lluís Borrassà, dieron con la pistola que usó el detenido.

Según las citadas fuentes, todo indica que el hombre, un empresario de éxito conocido en la localidad, no tenía permiso de armas, aunque este extremo no se ha confirmado oficialmente.

Prat insta a denunciar

El director general de los Mossos, Manel Prat, ha recordado este martes la importancia de dar “el paso adelante” y denunciar cuanto antes los casos de violencia machista y doméstica, después saberse que la víctima de este crimen no había acudido nunca a la policía.

En declaraciones a los periodistas, Prat ha recordado que “la violencia doméstica y machista es una lacra social” que se tiene que combatir con todos los recursos, y que desde Mossos están abordando el problema a través con los grupos de atención a las víctimas.

Ha explicado que son unidades especializadas en atender a estas personas “que sufren el asedio en el ámbito privado y siempre es difícil hacerlo público y denunciarlo en el momento oportuno”.