X

El FMI ultima una nueva línea de crédito a corto plazo a disposición de España e Italia

   

EUROPA PRESS | Washington

El Fondo Monetario Internacional (FMI) trabaja en una propuesta de cara a la próxima cumbre del G-20, que se celebrará en la localidad francesa de Cannes los días 3 y 4 de noviembre, que pondría a disposición de los países bajo la presión de los mercados una nueva línea de créditos a corto plazo para prevenir el contagio de la crisis, según informa el diario ‘The Wall Street Journal’, que precisa que en el caso de España e Italia el importe combinado de dicho ‘cortafuegos’ ascendería a 100.000 millones de dólares (75.000 millones de euros) desde 2012.

“Los inversores creen que Grecia suspenderá pagos en las próximas semanas, lo que encarece la financiación de otros gobiernos europeos y aumenta la incertidumbre sobre el estado de la banca europea y la posibilidad de una nueva recesión global”, explica el periódico, que subraya el interés del FMI, que ya concede créditos a largo plazo a países como Grecia, Portugal o Irlanda, en contar con una herramienta de crédito que le permita conceder créditos a corto plazo a países para prevenir potenciales crisis.

El diario de cabecera de Wall Street, que cita fuentes financieras y de la propia institución dirigida por Christine Lagarde, explica que el plan del FMI pondría a disposición de los gobiernos créditos a corto plazo por importe equivalente a prácticamente el triple de la contribución de cada país a la entidad.

“Así, el FMI podría ofrecer unos 50.000 millones de dólares (37.500 millones de euros) agregados a España e Italia”, que podrían complementarse con fondos procedentes del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF) y/o del Banco Central Europeo (BCE), señala el diario, que apunta que “la línea de crédito para estos dos países podrían duplicarse hasta unos 100.000 millones de dólares combinados cuando sus contribuciones al FMI se incrementen a partir del próximo año”.

A este respecto, el rotativo indica que, a pesar de que estas líneas de crédito serían relativamente modestas en comparación con el importe del FEEF (440.000 millones de euros), servirían para proteger a países como España e Italia de una crisis completa, así como ayudar a economías emergentes como Corea del Sur, afectadas por la volatilidad global, pese a la solidez de sus fundamentales.

Este programa contaría con el apoyo provisional de los principales líderes económicos mundiales, que podrían dar su visto nuevo a la nueva herramienta de préstamo en la próxima reunión del G-20, que se celebrará en Cannes el 3 y el 4 de noviembre, según confirmaron tres representantes de países miembros del club de las economías más industrializadas.

En una reciente entrevista, el el viceministro de Finanzas de México, José Antonio Meade, declaró que el G-20 estudia “una amplia panoplia de posibilidades” para mejorar las salvaguardas de las finanzas globales y apuntó que espera que en la cumbre de noviembre se acuerde algún plan al respecto.

El FMI ha estado incubando durante meses la idea de ofrecer líneas de crédito a los países con el objetivo de contribuir a restaurar la confianza de los mercados, rebajando los costes de la deuda pública.

Una segunda opción manejada por el FMI, consistiría en ofrecer líneas de crédito a un grupo de países para que protegieran así al núcleo de su sistema financiero, previniendo y mitigando el contagio de ‘shocks’ virulentos, apuntaron funcionarios de la institución en un reciente informe del FMI.

De hecho, al ser cuestionada sobre cómo podría el FMI ayudar a Europa a afrontar la crisis, la directora de la institución, Christine Lagarde, apuntó esta posibilidad de conceder préstamos a “grupos de países”.

“Hemos procurado ser creativos sobre nuestras facilidades e instrumentos”, particularmente en el caso de países con sólidas políticas económicas que “deberían ser inmunes al contagio”, dijo Lagarde.