X
italia >

El Gobierno italiano acuerda el retraso de la jubilación a los 67 años

   

EFE | Roma

El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, y sus socios de Gobierno de la Liga Norte llegaron a un acuerdo para retrasar la edad de jubilación de los italianos de los 65 a los 67 años, según anunció la ministra de Educación, Mariastella Gelmini.

La ministra así lo manifestó en su intervención en un programa televisivo, tras una intensa jornada de negociaciones entre los líderes de la coalición gubernamental para acordar el contenido de la carta que Berlusconi llevará mañana al Consejo Europeo con las reformas de ajuste económico que pretende acometer su Gobierno.

Unas reformas exigidas por la Unión Europea (UE) en la cumbre celebrada el pasado domingo y con las que se pretende sanear las cuentas públicas del país, cuyo endeudamiento roza el 120 por ciento del PIB, y tranquilizar así a los mercados.

Gelmini subrayó, sin embargo, que no se había alcanzado un acuerdo sobre las “pensiones de antigüedad”, una especie de jubilaciones anticipadas, que suponen uno de los puntos sobre los que la Liga Norte había mostrado mayor oposición.

La declaraciones de Gelmini se sumaban a las del líder de la Liga, Umberto Bossi, quien aseguró ante los medios italianos que las pensiones de antigüedad “no se tocan”, después de que se conociera que los miembros de la coalición gobernante habían llegado a un acuerdo sobre el contenido de la carta que Berlusconi llevará mañana a Bruselas.

“Yo siempre he sido contrario a hacer pagar diez veces a aquellos que ya han pagado”, indicó Bossi, quien esta mañana aludió a que el Ejecutivo italiano se encontraba en una situación “muy peligrosa” y no dudó en afirmar que éste corría el riesgo de caer.

El contenido de la carta que Berlusconi ilustrará mañana miércoles no ha sido desvelado por el momento y, según informaron a Efe fuentes gubernamentales, será remitida a las autoridades comunitarias entre esta noche y mañana.

Asimismo, tras el anuncio del acuerdo sobre el contenido de la carta, Berlusconi se reunió en su residencia de Roma con Bossi y varios miembros de la Liga en un encuentro en el que también tomaron parte el ministro para el Desarrollo Económico, Paolo Romani, y el de la Administración Pública, Renato Brunetta, ambos de su partido.