X

El mercado inmobiliario canario estará estancado hasta el año 2015

   

Responsables de Tinsa y de la patronal de la construcción, Fepeco, durante las jornadas celebradas el miércoles. / J. G.

MARÍA FRESNO | Santa Cruz de Tenerife

Las perspectivas no son buenas. El sector inmobiliario no remontará antes de 3 o 4 años, tiempo que necesita Canarias para absorber las más de 40.000 viviendas acumuladas que tiene sin vender. La empresa de valoración inmobiliaria Tinsa calcula que éste es el tiempo que el Archipiélago tardará en ver la luz. No antes.
Así lo dijo la delegada territorial de Tinsa para Canarias, Isabel Loro, que participó ayer en una jornada sobre la situación del mercado inmobiliario organizada por la patronal de la construcción Fepeco, y donde apuntó que los precios han caído ya una media del 20% desde los máximos de 2007.

Loro explicó que “los brotes verdes” no empezarán a verse hasta el año 2015 y que todo dependerá de cómo “salen” las viviendas sin vender. Según los cálculos de Tinsa, de las 40.000 unidades acumuladas que hay en el mercado inmobiliario canario, 17.000 están en Las Palmas y 23.000 en Santa Cruz de Tenerife. Desde la incidencia de la crisis en el sector de la construcción desde 2006 se ha pasado de iniciarse 19 viviendas por cada 1.000 habitantes a menos de dos.

Durante la jornada, que se celebró en la sede de la Cámara de Comercio de Santa Cruz, también intervino el responsable de grandes empresas y administraciones públicas de Tinsa, Fernando Montero, y su intervención no fue más positiva. “Se sabrá que se ha llegado al punto de equilibrio en el que empieza a recuperarse la actividad cuando empiecen a aumentar los visados en los colegios de arquitectos, lo que no ha ocurrido de momento en ninguna de las demarcaciones provinciales españolas”, dijo.

Montero apuntó que para que el mercado inmobiliario se recupere es “imprescindible” que las entidades financieras “abran el crédito, tanto para los promotores como para las familias y, eso no ocurrirá”, dijo, “hasta que los bancos sigan dedicándose a financiar la deuda pública”. Asimismo, este portavoz indicó que los bancos tienen cada vez más viviendas en lugar de activos.

Montero calcula que los bancos y cajas son propietarias de entre 300.000 y 800.000 viviendas en toda España. “Hasta que esta situación no cambie y las entidades no comiencen a desprenderse de ellas el ajuste será difícil”. Por ello, el portavoz de Tinsa abogó por “reorganizar el sistema bancario”.

Otro de los aspectos que frenan la salida de la crisis son los planes de ordenación de los ayuntamientos. “Es inaudito”, dijo, “que en España se tarden 200 días en tramitar una licencia municipal de obras. Esto ahuyenta a posibles inversores”.

Una buena opción, en opinión de Fernando Montero, es apostar por el arrendamiento. “El español es muy tenaz y siempre ha ido por la propiedad, lo que ha perjudicado, incluso, el mercado de trabajo, ya que se liga el empleo al lugar donde se ubica la vivienda”.