X
Nacional >

El político donostiarra padecía una larga enfermedad cerebral. / da

   

EFE | Madrid

El expresidente del Congreso Gregorio Peces-Barba reiteró ayer sus disculpas por bromear sobre los bombardeos que sufrió Barcelona, se ha proclamado amigo de los catalanes y de Cataluña y ha lamentado las palabras del número dos de ERC por Barcelona, Joan Tardà, que le ha llamado “hijo de puta”.

Peces-Barba admite que sus declaraciones no fueron afortunadas. “Me he equivocado. Yo no le daba ninguna importancia, no he valorado la sensibilidad en ese tema y lo siento muchísimo”, subraya.

De esta forma se ha disculpado este padre de la Constitución, después de sugerir ayer que quizá a España le “hubiera ido mejor” si se hubiera “quedado con los portugueses” y hubiera dejado “que se vayan los catalanes”. También se mostró optimista respecto a la unidad de España: “Estaremos en mejores condiciones que en otras épocas”, recalcó.