X
cambio horario >

El próximo domingo 30 de octubre los relojes recuperarán el horario de invierno y a las 03.00 serán las 02.00 horas

   

Este próximo domingo habrá que retrasar los relojes una hora. | DA

DIARIO DE AVISOS | Santa Cruz de Tenerife

El próximo domingo, 30 de octubre, finalizará el horario de verano y los relojes se retrasarán una hora, de modo que a las 3.00 horas volverán a ser las 2.00 horas, según datos del Instituto de la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDEA), dependiente del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio.

El cambio de la hora se estableció en una directiva comunitaria que afecta a todos los países miembro de la Unión Europea con el objetivo de ahorrar energía, en este caso, haciendo coincidir el comienzo de la jornada laboral con las horas de luz natural ya que, si se mantiene el horario de verano, el amanecer se produciría excesivamente tarde, no compensándose el incremento de la luz natural en la tarde con la reducción de la luz natural en las primeras horas de actividad de la ciudadanía.

Así, la práctica de atrasar el reloj una hora en invierno y adelantarlo en verano se generalizó de forma desigual a partir de 1974, al producirse la primera crisis del petróleo en cuya respuesta algunos países decidieron adelantar sus relojes para poder aprovechar mejor la luz del sol y, por ende, consumir menos electricidad en iluminación. Como directiva europea se aplica desde 1981 y se ha ido renovando sucesivamente cada cuatro años.

Desde la aprobación de la Novena Directiva, por el Parlamento Europeo y Consejo de la Unión, en enero de 2001, este cambio se aplica con carácter indefinido. Al ordenamiento jurídico español se incorporó por el Real Decreto 236/2002, de 1 de marzo.

Así, la Novena Directiva -de obligado cumplimiento para todos los países de la Unión Europea- establece con carácter permanente las fechas de inicio del periodo de la ‘Hora de Verano’ (en el que se adelanta el reloj una hora) y su finalización (cuando se retrasa el reloj una hora), produciéndose el último domingo del mes de marzo y el último domingo del mes de octubre, respectivamente.

La aprobación de esta directiva está avalada por las conclusiones de un estudio sobre su alcance y efectos, realizado por encargo de la Comisión Europea y presentado al Parlamento en 1999. El estudio concluye que el cambio horario tiene impactos positivos no sólo sobre el ahorro sino sobre otros sectores como el transporte, las comunicaciones, la seguridad vial, las condiciones de trabajo y los modos de vida, la salud, el turismo o el ocio.

Este cambio es una medida que llevan a cabo unos 70 países en todo el mundo, siendo Japón el único país industrializado que no se ha adaptado aún a esta pauta de ahorro. La medida la adoptaron por primera vez algunos países en la primera guerra mundial con la finalidad de ahorrar combustible. Esta situación se repitió en 1973, durante la crisis del petróleo, de forma que los países industrializados pudieran hacer frente al contexto de carencia energética.

Ahorro de 300 millones de euros

En este sentido, según estimaciones del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), el potencial de ahorro en iluminación en España por el cambio de hora puede llegar a representar un cinco por ciento del consumo eléctrico en iluminación, equivalente a unos 300 millones de euros.

De esa cantidad, 90 millones corresponden al potencial de los hogares españoles, lo que supone un ahorro de seis euros por hogar; mientras que los otros 210 millones de euros restantes se ahorrarían en los edificios del terciario y en la industria.

Independientemente del cambio de hora, tanto Industria como el IDAE recomiendan a los ciudadanos contribuir al ahorro de energía durante todo el año haciendo un uso inteligente de la iluminación en nuestros hogares y seguir determinadas pautas o hábitos que pueden permitir alcanzar un ahorro de hasta 100 euros anuales, además de evitar emisiones contaminantes a la atmósfera.

Necesitamos hasta cuatro días para ajustarnos al cambio de horario

Asimismo, el cambio de horario afecta según los expertos al reloj biológico, pudiendo provocar trastornos en el sueño especialmente en niños y ancianos. No obstante, es algo temporal pues los efectos del cambio al horario en las personas, según explica el doctor Gonzalo Pin, coordinador de la unidad valenciana del sueño de Hospital Quirón Valencia, que añade que “las consecuencias son transitorias y leves en la población sana y el organismo sólo necesitará 3 o 4 días para acoplarse”.

“Aunque bien es cierto -añade el médico- que algunas estadísticas indican un discreto aumento de la accidentalidad los días posteriores a un cambio de horario y es a partir de los 50 años de edad cuando quizá cuesta un poco más adaptarnos a este cambio”.

La población infantil también se verá influida por este cambio horario y su efecto en ellos, explica Pin, que apunta que “puede manifestarse en una mayor irritabilidad y en algunas ocasiones alteraciones en su alimentación, principalmente en los lactantes”.

Los niños más mayores “presentarán más dificultades a la hora de iniciar el sueño o al despertar, aunque no suelen plantear grandes dificultades y suelen desaparecer a los pocos días”, augura.

Para contrarrestar estos efectos el especialista recomienda “prepararse unos días antes realizando una adaptación lenta y progresiva al nuevo horario”.