X

El Puerto necesita su puerto > Ricardo Melchior Navarro*

   

El Puerto de la Cruz siempre ha sido un destino turístico de primer orden que cuenta con numerosos y evidentes atractivos para responder al interés de los visitantes. Precisamente esas virtudes son las durante décadas han permitido el desarrollo de una industria que en su momento fue auténticamente puntera. Es cierto que las diferentes coyunturas surgidas en diferentes ocasiones han propiciado una merma en el nivel alcanzado en su momento; no obstante, la materia prima continúa existiendo y es deber de los portuenses y del resto de los tinerfeños hacer lo posible para impulsarlo.
En esa voluntad de reactivar la actividad económica en la ciudad turística por excelencia ha de figurar asimismo la determinación de mantener sus posibilidades y, sobre todo, de crear otras nuevas. Ahí se encuentran aquellas infraestructuras que el Puerto de la Cruz necesita para seguir avanzando, como es el caso del puerto deportivo y pesquero, una instalación necesaria y largamente demandada, cuyo proyecto aún no ha podido cristalizar debido a las reticencias de la Dirección General de Costas.
Resulta cuanto menos llamativo y desesperanzador que una iniciativa de esa envergadura sea paralizada durante años por representantes oficiales alejados de nuestra Isla, tanto en lo físico como en lo emocional. Es evidente que si las competencias en la materia no dependieran de la Administración estatal sino de la autonómica este problema hallaría una solución mucho más fácil.
Y es que aquí sí entendemos que la viabilidad y rentabilidad de un puerto de esa naturaleza pasa por la creación de otras infraestructuras complementarias, que son precisamente las que incluye el proyecto respaldado por todas las instancias isleñas. Negarse a ello, como hacen en Madrid, es una muestra más de desconocimiento de nuestra realidad y de la escasa vocación por impulsar una ciudad que ha sido, es y, sin duda, deberá ser muy importante.
Promover la economía en el Puerto de la Cruz es hacerlo en el conjunto del norte de la Isla y de Tenerife. Ese ha sido siempre un objetivo principal de la institución insular, que tiene el convencimiento de que las infraestructuras de cualquier tipo juegan un papel primordial. Por ello siempre ha defendido la construcción de este puerto y del de Garachico, que por fortuna ya logró superar todas las cortapisas que también surgieron en su andadura y se encuentra en fase de ejecución.
La puesta en marcha de ambas instalaciones contribuirá de seguro a relanzar la actividad socioeconómica y a propiciar el equilibrio insular que desde el Cabildo de Tenerife siempre se ha defendido. De hecho, las inversiones realizadas tanto en el norte como en el sur y el área metropolitana guardan la debida proporción porque la Isla es un todo que debe alcanzar un grado de desarrollo similar y ofrecer a todos sus habitantes las mismas ventajas y servicios.
Los residentes en el Puerto de la Cruz y en otros lugares se concentran hoy para expresar su contrariedad y manifestar sus exigencias al Estado, con el fin de que la razón y la sensatez prevalezcan y la obra del puerto se lleve a cabo cuanto antes y en los términos establecidos en el proyecto. Todos ellos tendrán nuestro apoyo porque lo merecen y el objetivo así lo requiere.

*Presidente del Cabildo de Tenerife
y candidato de CC al Senado