X
SANIDAD >

El sector sanitario canario ultima una huelga contra los recortes

   

Los trabajadores isleños de la sanidad volverán a salir a la calle por la menor financiación. / DA

M. FRESNO – J. L. CÁMARA | Santa Cruz de Tenerife

El sector sanitario canario vuelve a estar en pie de guerra. Tras años de desencuentros con el Gobierno autonómico, los profesionales han decidido pasar a la acción. Así, si un inesperado giro de timón no lo remedia a última hora, los sindicatos anunciarán hoy acciones contundentes para protestar por las medidas anticrisis que el Ejecutivo aplicará a partir del próximo mes de enero.

En este sentido, las organizaciones sindicales más representativas del sector (CC.OO., UGT, CESM y SATSE), reunidas ayer, decidieron llevar a cabo distintas actuaciones de protesta, entre ellas una huelga y una concentración a las puertas del Parlamento, después de que el Ejecutivo decidiera ampliar la jornada laboral en el sector -pasando de 1.512 horas anuales a 1.645- y suspender las contrataciones temporales, salvo casos excepcionales y urgentes.

El Ejecutivo presentó ésta y otras propuestas de recortes a los funcionarios la pasada semana, justo un día antes de que el Consejo de Gobierno aprobara el Anteproyecto de Ley de Presupuestos Generales de 2012.

En opinión del secretario general de la Federación de Servicios Públicos (FSP-UGT) en Canarias, Francisco Batista, estas medidas “no sólo son una agresión directa a los trabajadores, sino a los ciudadanos, porque se les están recortando sus derechos. Ellos son los auténticos perjudicados”.

Para Batista, el hecho de que estas medidas se incluyan en la ley “son muy graves, puesto que nos deja sin margen de negociar”. Con estas propuestas, según él, “acabaremos peor que en Cataluña, porque pasaremos a ser los trabajadores del sector sanitario peor pagados del Estado y los que más trabajan”. Además, según él, “el hecho de que el Gobierno anule todos los acuerdos sindicales nos deja en una situación difícil, porque si llega alguna normativa europea habrá que aplicarla sin opción”.

En la misma línea se manifiesta el secretario provincial del Sindicato Profesional de Enfermería (SATSE), Leopoldo Cejas, quien deja claro que “la situación es la más crítica que ha vivido la sanidad canaria”. “No existe negociación, ni voluntad de diálogo, y se están vulnerando derechos fundamentales”, arguye Cejas, quien reconoce que a la hora de actuar se tendrá en cuenta “el impacto que pueda provocar en los usuarios”.

En este sentido, el responsable de SATSE en Tenerife reitera que el Gobierno de Canarias no sólo atenta contra los profesionales, también contra los pacientes, lo que supone, según él, una “negación del sistema”.

Por este motivo, los sindicatos han dicho ‘basta’, y han apelado a la unión para combatir unos recortes que se vienen sucediendo sin remisión en el Archipiélago en los últimos años.

Desde el Sindicato Médico (CESM), mientras, prefieren ser algo más cautos y no hablar aún de una huelga en el sector, aunque sea una de las medidas que están sobre la mesa. “Estamos valorando todos los escenarios, porque la situación es insostenible”, afirma Levy Cabrera, portavoz del CESM.

“Se pueden optimizar algo los recursos, pero no mucho más de lo que hay ahora, sobre todo cuando ni siquiera se contrata a los especialistas que son necesarios para cubrir la jornada ordinaria, ni se llevan a cabo las sustituciones del personal que está de baja; y todo ello en un marco en el que aún no se ha resuelto la convocatoria de la oferta pública de empleo prevista desde 2007”, denota Cabrera.

Y es que, aunque el presidente Paulino Rivero ha tildado los presupuestos de “justos, equilibrados, socialmente comprometidos y solidarios”, el anteproyecto recorta en numerosas áreas y conceptos, por ejemplo en materia de personal. Para CC.OO., “resulta incomprensible que las organizaciones empresariales y sindicales reciban los presupuestos a partir de su exposición pública”. “Nos volvemos a encontrar con una política de hechos consumados, que desmiente las declaraciones oficiales en torno al compromiso con los pactos suscritos”, aclaran desde CC.OO.

“Si somos un servicio público, hay que defenderlo, pero no prepararlo todo nosotros para crear beneficios fuera”, concluyen desde el sindicato, donde además aseguran que las actuaciones que se llevarán a cabo en el sector sanitario serán secundadas por otros sectores de la Administración Pública, que también han mostrado abiertamente su rechazo a las medidas anticrisis.