TENERIFE >

El tranvía ‘recicla’ su energía

De cada tres vehículos en bajada, se aporta la energía para que circule uno en subida, según los estudios de la ULL. | DA

JESSICA MORENO | Santa Cruz de Tenerife

Los medios de transporte cada vez avanzan más en el estudio para consumir menos electricidad, ya sea por el lado de las energías renovables o por el ahorro de su propio consumo. En estos momentos de crisis este camino cobra aún más relevancia, ya que, al cuidado del medio ambiente a través de producir menos contaminantes, se une el ahorro económico.

Uno de los objetivos del tranvía de Tenerife, a largo plazo, es que se convierta en transporte verde, esto es, que todo su consumo proceda de energías limpias. De momento esto aún no es posible, ya que los paneles fotovoltaicos solo aportan en torno al 15% de su consumo. Pese a ello, Metropolitano de Tenerife está llevando a cabo un estudio con la Universidad de La Laguna para optimizar la eficiencia energética del sistema tranviario, explicaron a este medio Ignacio Teresa, responsable de Material Móvil de Metropolitano y Carmelo Millitello, coordinador del estudio en la ULL.

Instalación de los medidores para una segunda fase. La pasada semana parte del equipo de la Universidad de La Laguna encargado de llevar a cabo el proyecto instaló en algunos vehículos del tren ligero de la Isla el software para medir el aprovechamiento de la energía regenerada en la frenadas, y poder continuar con la segunda fase del estudio. | DA

Generación

Cuando los vehículos circulan en bajada -y más teniendo en cuenta la orografía insular marcada por acentuadas pendientes- durante el frenado se desprende energía en la red que puede ser reutilizada si otro tranvía se encuentra cerca. Por ello, y dado que en hora punta el paso del tren ligero es bastante frecuente, se decidió iniciar esta investigación para calcular cuánto se aprovecha del frenado y cómo se puede optimizar esto.

Tras las correspondientes mediciones, que se han prolongado aproximadamente durante un año, se ha concluido que el 34% de la energía que consume el tranvía procede de la generada por el frenado, o lo que es lo mismo, la electricidad desprendida por tres vehículos en bajada equivale a la consumida por un tren ligero en subida. El responsable de Metropolitano insistió en que este aprovechamiento se produce, sobre todo, en horario diurno, de siete a tres de la tarde, cuando más frecuencia hay, ya que si los vehículos no están cerca unos de otros no se puede recuperar esta energía.

Tras calcular estos resultados, de los que se deduce que la pérdida de electricidad de frenado no es demasiado alta, se continuará con la segunda fase, para cuantificar este aspecto y analizar cómo se puede optimizar más. Esta línea de investigación es la que se está siguiendo en otros tranvías similares, con distintas tecnologías. Ahora se estudiará el consumo para ver si es rentable la implantación de mecanismos que permitan recuperar aún más electricidad durante el frenado, y avanzar en el ahorro energético.