X
FÚTBOL >

El volcán no desaloja el fútbol

   

La UD Restinga ascendió la temporada pasada a categoría Preferente. / DA

MARTÍN TRAVIESO | Santa Cruz de Tenerife

“No se sabe cuánto tiempo va a durar esto, por lo que intentamos llevar una vida lo más normal posible”. Lo asegura la presidenta del equipo local de La Restinga, una vecina de La Restinga, que hoy por hoy es un pueblo fantasma por culpa del volcán que estos días quiere asomar en el Mar de las Calmas.

Caterín Machín atendió ayer a DIARIO DE AVISOS mientras contemplaba el entrenamiento de su equipo, formado en su mayoría por jugadores que se dedican a la pesca. En su tiempo libre practican fútbol, una herramienta muy útil durante estos días en El Hierro para mantener los hábitos que la dichosa erupción volcánica ha alterado.

El volcán ya logró este miércoles aplazar el partido que la UD Restinga tenía que jugar contra el Esperanza en Tenerife. “Nos costó aplazar el partido, ya que la Federación Tinerfeña de Fútbol no consideraba como una razón de suficiente peso que hayamos sido desalojados. La gente salió con lo puesto y nadie iba a pensar en coger las botas”, replica algo molesta Caterín. Sin embargo, este fin de semana habrá fútbol en la Isla del Meridiano. La FTF confirma que se jugarán todos los duelos que estaban previstos, uno de categoría Preferente (Frontera-Orotava, domingo, 16 de octubre), y dos de Primera Categoría, que se disputarán en El Pinar el sábado (Restinga – Portezuelo, sábado 15 de octubre a las 11.00 horas y At. Pinar-Isora, el mismo día pero a las 13.00 horas). La UD Restinga ha tenido que modificar el horario y el escenario de su duelo ante el Portezuelo. No pueden jugar en su terreno, por lo que utilizarán las instalaciones del Atlético Pinar, que además estos días están sirviendo como hogares improvisados para los vecinos de La Restinga.

“Vamos a jugar el partido, pero estoy segura que la cabeza no estará en el campo”, afirma la presidenta, que a pesar de todo dice que la población intenta mantener la calma en todo momento.