X
ENTREVISTA >

Fresnadillo: “El género fantástico es mi forma natural de abordar las historias”

   

FRAN DOMÍNGUEZ | Santa Cruz de Tenerife

Juan Carlos Fresnadillo. / DA

Juan Carlos Fresnadillo (Santa Cruz de Tenerife, 1967) encabeza el grupo de cineastas españoles que en los últimos años está pegando fuerte en Hollywood con propuestas que, fundamentalmente, transitan por los siempre fecundos terrenos del género fantástico. Esposados, su exitoso cortometraje que lo llevó a la alfombra roja de los Oscar allá por 1997, se convirtió, como él mismo admite, en el “pasaporte de entrada a la industria norteamericana”. Luego, llegaría su primer largometraje, Intacto, y años más tarde, 28 semanas después, donde retomó brillantemente la serie inaugurada por el director británico Danny Boyle.

Fresnadillo triunfa ahora con Intruders, filme de terror psicológico protagonizado por Clive Owen, Carice van Houten, Daniel Brühl, Ella Purnell y Pilar López de Ayala; y su nombre sigue sonando, y mucho, para diversos proyectos internacionales de enjundia. El director tinerfeño mantuvo días atrás una animada conversación telefónica con DIARIO DE AVISOS antes de partir rumbo a Los Ángeles.

-Intruders triunfó en el Festival de Toronto y ha arrasado en la taquilla española en su primera semana en cartelera, con una recaudación de 1,3 millones de euros. Cuanto menos, es para sentirse orgulloso…

“Después de estar tres años inmerso en este proyecto, cuando empiezas a enseñar la película y de alguna manera la compartes con el público, pues resulta muy emocionante que la acogida sea tan calurosa. Haber estado y seguir estando en el número uno en taquilla a día de hoy (por el pasado miércoles) me parece que es un megaéxito para el filme. Es la confirmación de que todos los que hemos apostado por esta historia, incluyendo los productores y todo el equipo técnico y artístico, hemos acertado en llegar al público y compartir una historia muy personal con él; y luego, además, viendo los datos que me pasa la distribuidora, es doblemente satisfactorio ver cómo Canarias es una de las zonas de España, junto con Madrid y Valencia, que mayor afluencia de personas ha tenido para ver la película”.

-¿Qué da más satisfacción a un cineasta, el beneplácito de la crítica o del público?

“Siempre el del público. Yo creo que en ese sentido me considero un cineasta que intenta hacer películas personales, que tengan que ver con mi visión del mundo, pero siempre con la premisa de intentar llegar a todos, de compartir esa historia tan mía con la gente en una sala. A este respecto, me parece el mayor éxito posible para un cineasta el hecho de que el público reaccione y se meta en tu historia y en tu película”.

-En Intruders, los miedos de los padres se traspasan a los hijos, como si formara parte de la carga genética. ¿Explorar la sutilidad del miedo resulta siempre más atractiva que el terror puro y duro?

“El terror puro y duro lo había explorado ya en 28 semanas después, con lo cual me apetecía un poco este universo más sugerente que habla más de nuestros miedos, y que está conectado con nuestras mentes, de cómo esas pesadillas, esos terrores infantiles, los empezamos a crear desde pequeños en conexión con algunos miedos que nos transmiten los padres. La gran idea central de esta película es, básicamente, comprobar que cuando somos niños heredamos los miedos de nuestros padres y de las generaciones anteriores”.

-Parece que su admiración confesa por El exorcista se ha plasmado en cierta manera en el filme: el cura que interpreta Daniel Brühl, una especie de trasunto del padre Karras, también un poco la atmósfera nocturna en la casa familiar y sus aledaños en Inglaterra…

“Evidentemente, cuando plasmas en la película una historia que te seduce y que te tiene atrapado las influencias del cine que has visto son inevitables, y en ese sentido El exorcista es una de esas grandes películas, un clásico del cine, que de alguna forma siempre ha sido una fuente de inspiración para mí y para toda la generación que la vimos. Pero creo que la película explora el lado de la religión desde un punto de vista más humano. En definitiva, me interesaba también mucho ver cómo la religión se plantea a veces como una alternativa de ayuda en situaciones límite o extremas, pero también la psiquiatría o la ciencia intentan hacer lo mismo, y de alguna forma la película plantea al final que ni una ni la otra son plenamente satisfactorias cuando se trata de enfrentarte a tus miedos. Fundamentalmente, Intruders te lleva a un lugar donde tienes que ser tú mismo quien se enfrenta a esos fantasmas del pasado y tienes que confrontarlos para que te dejen vivir”.

-¿Qué películas o directores le han influenciado a la hora de llevar a cabo este proyecto?

“En las películas que hago, pero particularmente en ésta, intentó fijarme más en cosas que me han ocurrido y en experiencias y en sensaciones por las que he pasado cuando era pequeño y por las que estoy pasando ahora. He puesto el foco de inspiración en esta historia en mi familia y en cosas que sentí cuando era niño, y creo que le da una capacidad de mayor impacto porque tiene que ver mucho con asuntos humanos que he sentido durante mi vida”.

-Alejandro Jodorowsky planea un poco por la película…

“Soy un gran admirador de Alejandro y de todas sus teorías genealógicas. Sí, indudablemente, la película tiene algo de sus propuestas. Soy muy fiel a su obra, y creo que de alguna manera pues también ha sido una inspiración”.

-El personaje de Carahueca tiene visos de quedarse y no irse, por sus características… ¿Lo volveremos a encontrar por la gran pantalla?

“Quién sabe. El éxito que está teniendo la película a lo mejor anima a los productores a una segunda parte. Veremos a ver. Creo que Carahueca puede convertirse en una especie de icono de este tipo de propuesta y de esta fábula oscura que es Intruders”.

Clive Owen protagoniza 'Intruders', el más reciente film de Fresnadillo. / DA

-¿Usted teme encasillarse en el género fantástico o bien en el de terror?

“No me siento encasillado desde el momento en que realmente disfruto del género fantástico. Lo que más engloba toda mi obra es precisamente eso, la fantasía. Me interesa mucho lo sobrenatural enfrentado a lo humano. Me encanta ver a esos personajes y someterlos a una prueba de fuego cuando algo extraordinario ocurre en sus vidas. Me siento muy cómodo en este género, y mi obra va estar conectada con ese estilo, con lo cual, reitero, no siento que sea una jaula, al contrario, pienso que es mi forma natural de abordar las historias”.

-No se ve haciendo una comedia romántica, por ejemplo…

“Lo romántico, te confieso que me interesa mucho. Creo que estaría fantástico combinar lo romántico con lo sobrenatural; de hecho, hay un proyecto que estoy desarrollando ahora que trabaja un poco en esta línea. El tema del amor es un asunto que ya toqué un poco sutilmente en mi primer largometraje, Intacto, y a lo que tarde o temprano voy a volver”.

-¿Cuál es el secreto para desenvolverse por las procelosas aguas hollywoodenses y no morir en el intento?

“Intentar crear películas que lleguen al público pero que tengan personalidad. En ese sentido, Hollywood es muy agradecido si cumples las premisas de la industria como, por ejemplo, hacer películas para el gran público, respetando y dando margen para que tengan algo más que ofrecer. En cada una de las reuniones que tengo por allí, propugnan eso de que está bien el filmar películas de palomitas, pero siempre que tengan alma. Creo que como cineasta me siento muy honrado de trabajar en esta industria porque me permite de alguna forma explorar un tipo de cine que a mí me conmueve, me empuja para adelante, que es el cine de entretenimiento, pero con calidad, con personajes que realmente traspasen la pantalla y comuniquen al gran publico historias auténticas y verdaderas”.

-Usted forma parte de la punta de lanza de una generación de cineastas españoles que está “conquistando” América, ¿a qué se debe este desembarco?

“Somos todos una generación de cineastas que está tocando un género, como el fantástico, que siempre interesa mucho a la industria, y lo estamos haciendo de una manera muy personal y alternativa. Los cineastas españoles estamos lanzando películas dentro de este género con un componente muy humano, y eso crea un cóctel muy interesante y bastante apetecible para un público como el norteamericano, con lo cual pienso que es una de las claves del éxito que estamos teniendo. Hollywood siempre ha estado abierto al talento de fuera, porque sabe y es consciente de que si quiere realmente lanzar productos nuevos, originales y vanguardistas, tiene que absorber el talento de otros países. Ellos se alimentan de nuevas formas de contar las historias que ya están contadas. Por eso, es un lugar muy apetecible y estimulante para seguir trabajando”.

-Lo colocan en muchos proyectos futuros, en el remake de Los inmortales, de El cuervo… ¿Dónde estará próximamente?

“Cuando asumes que trabajas para allí tienes que desarrollar varios proyectos a la vez. Todavía es un poco pronto para anunciar el siguiente, pero sí, básicamente, va a ser algunas historias que has mencionado”.

-Asumirá el proyecto de filmar 28 meses después

“El proyecto está en desarrollo. En ese sentido, fue muy generoso Danny Boyle el proponerme en su momento 28 semanas después, porque renovó la sangre, nunca mejor dicho, de la saga, pero creo que tengo que pasar el testigo a otro director que encuentre nuevos caminos. Me parece que es una franquicia muy exitosa, y parte de su éxito es, precisamente, los diferentes ángulos que se han ido reflejando en cada una de ellas”.

-Le veremos rodando por aquí, por su tierra…

“Me encantaría. Siempre que tengo un proyecto en mente intento rodar parte del mismo en Canarias, si la historia se puede acoplar. Me siento muy apegado a mi tierra, siempre ha sido una gran fuente de inspiración para mis películas”.

-Por cierto, ¿qué piensa de la “recuperación” de Tenerife y sus paisajes como plató natural para grandes superproducciones?

“Tenerife tiene las condiciones paisajísticas y climáticas como para plantear cualquier tipo de producción. Se trata de alguna manera de que la infraestructura y la organización de las superproducciones se facilite desde las instituciones. Si esas condiciones se dan, Canarias se podría convertir en un lugar de referencia para grandes películas”.