X
CRISIS EUROZONA >

Goldman Sachs prevé que España entrará en recesión en 2012

   

AGENCIAS | MADRID

Goldman Sachs prevé que España caerá en recesión en 2012, cuando su economía se contraerá un 0,4 por ciento, de acuerdo con las conclusiones de sus expertos. Sus vaticinios apuntan a que el PIB se contraerá dos décimas en el último trimestre de 2011 y otras tantas en los tres primeros meses del próximo año. Su revisión a la baja del crecimiento se extiende al resto de Europa y Elena Salgado, vicepresidenta económica del Gobierno, afirma al respecto que el rescate a Grecia salvaría al país ibérico-mediterráneo y a la eurozona de la recaída.

El servicio de análisis de la entidad cree que España entrará en recesión en 2012. Su previsión de crecimiento para 2011 se mantiene sin cambios, en el 0,7 por ciento, pero su estimación para el próximo ejercicio es mucho más baja. Los analistas cambiaron sus vaticinios desde el 1 por ciento hasta el 0,4 por ciento.

Además, creen que habrá tasas negativas de crecimiento en los tres últimos meses de 2011 y los tres primeros de 2012 y que la tónica se extenderá al segundo y al tercer trimestre del año que viene, con una contracción de dos décimas entre ambos. No será hasta el cuarto trimestre de 2012 cuando la economía abandone la recesión y registre un crecimiento plano.

La entidad explicó que la debilidad en el crecimiento económico de España, y también la de Italia, refleja y se ve reforzada por los efectos de las tensiones financieras en los mercados de deuda soberana, en el sector bancario y en las condiciones del crédito a los minoristas. Hablaba en términos tanto de baja demanda como de condiciones más duras.

Además, añadió que en sus nuevas previsiones también han influido los planes de consolidación fiscal, aunque su impacto dependerá de su composición. Goldman Sachs cree que los países que más sufrirán sus efectos serán España, Francia, Italia, Grecia y Portugal.

El resto de la eurozona no se salva de los malos augurios, debido a la “intensificación” de las perturbaciones financieras en los mercados europeos y a las “profundas tensiones fiscales y financieras” en la zona euro. “Ahora esperamos una leve recesión de la zona euro en su conjunto a finales de año. Si bien, vemos una vuelta al crecimiento en los principales países en la primera mitad de 2012, la actividad en los países periféricos seguirá siendo débil”

La entidad vaticina un periodo de estanflación (bajo crecimiento con elevada inflación). En concreto, prevé que la zona euro crezca una 1,6 por ciento este año, una décimas menos que su anterior estimación, y deja su previsión para 2012 al borde de la recesión. Cree que el PIB se incrementará una décima, frente al 1,3 por ciento que estimaba en su anterior informe.

Goldman Sachs recortó en una décima su previsión de crecimiento para Francia, Alemania e Italia en 2011, hasta el 2,8 por ciento, el 1,6 por ciento y el 0,8 por ciento, respectivamente. Esa revisión es mucho más pronunciada para 2012, cuando prevé que la economía italiana se contraerá un 0,4 por ciento, frente al crecimiento de seis décimas estimado hasta ahora.

En el caso de Alemania y Francia espera una crecimiento del 0,6 por ciento y del 0,2 por ciento, frente a la anterior previsión del 1,7 por ciento y 1,3 por ciento, respectivamente. Goldman Sachs añade que, dada la lentitud de las reformas estructurales e institucionales en la eurozona, no cree que se produzca una resolución total de una mayor gobernanza y los problemas sistémicos de la zona euro, por lo que persistirán las tensiones financieras.

Salgado confía en el rescate a Grecia

Salgado cree que, si se resuelve el rescate de Grecia y se calma la crisis de deuda, todavía es posible evitar una recaída de España y de la eurozona en la recesión. “Estamos en unos días en que parece que hay una competición de a ver quién hace una previsión más negativa” debido a la “incertidumbre” y la “tensión en los mercados”, lamentó la socialista.

Después de su reunión con sus homólogos en la Unión Europea (UE), sostuvo: “Si las cosas se van arreglando a nivel europeo, y yo espero que sí, y conseguimos solucionar el problema de Grecia, yo creo que las previsiones cambiarán”.

Los líderes europeos trabajan ahora para aclarar un futuro que pinta negro: “Nosotros estamos haciendo todo lo posible para, al mismo tiempo que llevamos a cabo la consolidación fiscal, hacer reformas estructurales”. De momento, “lo prioritario es dar una solución para Grecia”.