X
SOCIEDAD >

Guardianes en la cumbre

   

T. FUMERO | Santa Cruz de Tenerife

Los especialistas del Greim, en plena acción en altura. / DA

El Grupo de Montaña de la Guardia Civil en Canarias cumple su primer cuarto de siglo tras una trayectoria jalonada de éxitos gracias al esfuerzo realizado por sus componentes en cada servicio al ciudadano. Sirva la conmemoración para conocer la actualidad de estos especialistas tras esos veinticinco años.

Fueron las intensas nevadas registradas en los inviernos anteriores a 1985 las que pusieron en evidencia la falta de medios personales en Tenerife para hacer frente a tales eventualidades. De ahí que, en 1986, se crease al fin un equipo de montaña en la Isla, teniendo la primera ubicación en un Puesto de la Guardia Civil de La Orotava.

Se respondía así a la creciente demanda surgida por las alertas dadas por senderistas, montañeros o simplemente visitantes, que se veían sorprendidos por condiciones meteorológicas adversas o se extraviaban en unos parajes tan sublimes como hostiles si la climatología o los recursos no acompañan.

Cabe apuntar que los primeros integrantes fueron dos guardias civiles que tenían base en los altos de La Orotava, para, ya en 1990, trasladarse la Unidad a la sede de la Comandancia en Santa Cruz de Tenerife. Los motivos del traslado eran sólidos: se encontraban ahora más cerca del aeropuerto de Los Rodeos, base de la Unidad de Helicópteros del Cuerpo que permitiría una rápida reacción.

Área de actuación

Aunque la Unidad está enclavada en Santa Cruz de Tenerife, el Grupo de Rescate e Intervención en Montaña (Greim) se desplaza a toda Canarias sirviéndose de los helicópteros de la UHEL 11, cubriendo las necesidades de ambas provincias.

Hoy en día, el Greim tiene una plantilla de ocho guardias civiles al mando de un sargento. Establecen en sus servicios guardias de localización que permiten la activación inmediata y con un tiempo de respuesta mínimo (en torno a una hora) al aeropuerto de Los Rodeos para su salida al lugar requerido.

En Tenerife, por las peculiaridades de su orografía, el trabajo de la Unidad se reparte por igual entre el Parque Nacional del Teide y los acantilados y barrancos del resto de la isla. De una parte, el Parque Rural de Teno, con sus barrancos de Masca, El Carrizal y El Natero, y de otra el Roque del Conde, el Barranco del Infierno y el Barranco de Badajoz, por citar solo alguno de los sitios más conocidos.

En relación a las citadas peculiaridades orográficas, hay que citar el caso de las galerías para extracción de agua de abastecimiento a la población. Galerías que conforman una red de 1.114 galerías inventariadas solo en Tenerife. Un gran número de las mismas se encuentran abandonadas sin cerrar, tras su explotación, generándose en éstas acumulación de gases en unas y falta de oxígeno en otras, provocando accidentes entre los curiosos que se internan en ellas.

Para hacer frente a estas eventualidades los componentes de la Unidad han recibido formación y material, por parte de la Unidad Técnica NRBQ del Cuerpo, en el manejo de ERAS (Equipos de Respiración Autónomos).

Por otro lado, la Caldera de Taburiente, en el Parque Nacional del mismo nombre, en la isla de La Palma, ocasiona que muchos senderistas que la transitan acaben perdidos en la inmensidad de su territorio, dado que hablamos de una depresión semicircular de 8 kms de diámetro con escarpadas paredes de más de 1.000 metros de altura surcada por infinidad de difíciles senderos con asombrosas vistas que invitan al caminante abandonarlos para luego acabar extraviados.

En la isla de La Gomera, el mayor porcentaje de avisos se registra como consecuencia de extravíos por parte de los numerosos turistas extranjeros que nos visitan todos los años, cuando se adentran en el bosque de laurisilva del Parque Nacional de Garajonay.

La Comandancia de Las Palmas también ha solicitado los servicios de la Unidad y prueba de ellos son las numerosas intervenciones acaecidas últimamente en apoyo de otras Unidades del Cuerpo (GEAS, UCO) por la desaparición de un menor, descendiendo a pozos de más de 200 metros de profundidad.

En la isla de Fuerteventura, sin elevaciones notables, no es normal que se reciban avisos de rescate, por el contrario, en Lanzarote en sus imponentes Riscos de Famara, donde se practica el parapente, si que se producen accidentes.

[apunte]

Espectacular rescate en las torres capitalinas

Será el próximo día 10 de octubre cuando los integrantes del Grupo de Montaña de la Guardia Civil puedan mostrar a la ciudadanía en general lo que son capaces de hacer estos especialistas en el cumplimiento de su deber.

Como no podía ser de otra manera dada la alta cualificación de sus componentes, el espectáculo está servido con un simulacro de rescate, previsto para las once de la mañana, durante el cual los guardias civiles procederán a rescatar a uno o varios afectados de la Torre Uno de Santa Cruz de Tenerife con posterior escape hacia el Recinto Ferial en tirolina.

Para los madrugadores, sepan que desde las 9 de la mañana -y hasta las 13.00 horas- de dicha jornada, se llevará a cabo una exposición de material en el citado Recinto Ferial, con entrada libre para quien lo desee.

Sin duda, la exposición despertará el interés de los presentes dado que en la misma se mostrará el variadísimo vestuario con el que actúa el Grupo. Así y repartidos entre cinco maniquíes, estarán a la vista desde el neopreno que se utiliza para los rescates en barrancos acuáticos hasta los monos usados en servicios de espeleología. Tampoco es baladí el esfuerzo realizado para atender a la diversidad climática del Archipiélago, al punto que se cuenta tanto con un uniforme para el verano como los forros polares imprescindibles en el invierno o en cumbres heladas.

Igualmente harán acto de presencia las camillas, que pueden guardarse en un forro para llevarlas a la espalda, los tornos, las pértigas para superar las paredes verticales o, claro está, los Equipos de Respiración Autónomos, vitales en las galerías.

[/apunte]