X
medicina >

Identifican el material genético que hace ‘inmortales’ a las células madre tumorales

   

EFE | Barcelona

Un equipo de investigadores del Vall d’Hebron Institut de Recerca (VHIR) de Barcelona ha descubierto cómo pequeñas cadenas de material genético juegan un papel importante en la inmortalidad celular y, por tanto, actuar sobre ellas podría tener consecuencias en el avance de la lucha contra el cáncer.

Estas cadenas de material genético, llamadas microRNAs y de función hasta hace poco casi desconocida, son capaces de regular la expresión de otros genes, ha informado el VHIR en nota de prensa.

La caracterización de microRNAs terapéuticos abre una vía para erradicar los procesos malignos, ya que si se puede bloquear su función en las células tumorales podría inducirse la senescencia de las mismas.

El grupo de investigación de Oncología y Patología Molecular del VHIR trabaja desde hace años en el estudio del envejecimiento de las células y la inmortalidad celular.

La característica que hace que las células tumorales sean tan nocivas es precisamente esta capacidad inmortal, pues no envejecen ni se autoeliminan, contrariamente al comportamiento de las células sanas, que sí lo hacen, lo que provoca que los tumores crezcan sin control y sean tan malignos.

Uno de los grandes retos de la investigación ha sido identificar microRNAs (que regulan más de un tercio de todos los genes de nuestro genoma), que hacen posible esa inmortalidad para estudiar después mecanismos que “desactiven” esa eterna juventud y puedan convertir así las células malignas en mortales.

Ésta es también la base de algunos tratamientos antitumorales centrados en la inducción celular de senescencia, es decir que pretenden inducir el envejecimiento celular que lleve a la eliminación, por parte del organismo, de estas células que son metabólicamente activas, aunque incapaces de dividirse.

El trabajo dirigido por la doctora Matilde Lleonart buscaba caracterizar microRNAs terapéuticos para erradicar los procesos malignos, mediante la inducción de senescencia prematura celular como mecanismo antitumoral.

El grupo investigador ha llegado a identificar hasta 28 microRNAs capaces de “burlar” o evadir los mecanismos de senescencia y, en consecuencia, capaces de mantener el potencial proliferativo celular y, por lo tanto, otorgar inmortalidad a la célula.

“La característica más notable de este hallazgo es que los microRNAs específicos de células madre han sido capaces de evadir la senescencia con mayor efecto biológico que el resto de los microRNAs conocidos, induciendo así a esta inmortalización”, explica la coordinadora del estudio.

Este hecho, aparte de afianzar la teoría de las células madre tumorales (CSCs, en sus siglas en inglés) como células originarias del cáncer y además responsables de “alimentar” el tumor, plantea un enfoque terapéutico dirigido contra aquellos microRNAs específicos de células madre tumorales CSCs.

“De esta forma -añade Lleonart- no sólo seríamos capaces de actuar inhibiendo la capacidad inmortal de las CSCs de dicho tumor ‘in vivo’, sino que, además, éstas podrían revertirse a células senescentes”.

Los investigadores llevaron a cabo trabajos experimentales comparando, por una parte, células madre, y, por otra, células primarias de mamífero.

Las células primarias son aquellas capaces de detener sus divisiones cuando ya lo han hecho entre 40 y 60 veces, es decir, cuando dejan de dividirse, envejecen y mueren.

“La posibilidad real de que una pequeña molécula de RNA sea capaz de bloquear la acción de un microRNA específico de CSCs y de que como consecuencia estas células entren en una especie de letargo metabólico que conducirá a una desaparición de su inmortalidad, es una idea muy esperanzadora en cáncer”, apunta la doctora.

En este sentido, recalca que si se tiene cuenta que las CSC tienen por sí mismas estas características inmortales, el bloqueo de sus microRNAs específicos “podría ser diana de tratamientos antitumorales”.

Las conclusiones del estudio sobre estos microRNAs, financiado por la Fundación BBVA, se han publicado en Medicinal Research Reviews.