X
va por el aire > por Benito Cabrera

Juan Pulido > Benito Cabrera

   

De la galería de personajes notables del canto popular, traemos hoy a la memoria el recuerdo de Juan Pulido. Nacido en Gran Canaria en 1891, fue uno de los primeros isleños en convertirse en una figura internacional, como un cantante capaz de interpretar un amplio repertorio que incluía obras de Chapí o Lecuona, junto con canciones populares.

Emigró a Cuba, donde se casó con la actriz y poetisa Dalia Íñiguez. En 1923 consigue dar el salto a Nueva York, con lo que empieza su fulgurante carrera artística cantando ópera y zarzuela en el famoso teatro Rialto de Broadway. Grabó para la Columbia, Edison, Brunswick y RCA Victor.

Su faceta como intérprete de tangos le valió ser considerado como el más importante cantante pregardeliano, dando a conocer títulos como Cicatrices (uno de sus discos más vendidos), Rosa de Fuego, Sácate la caretita, etcétera.

La amplia difusión y éxito de sus grabaciones le valieron el apelativo de Emperador de la Canción y se llegan a contar por cientos sus discos, que encabezaron los primeros puestos en las listas de la época.

A su aterciopelada voz de barítono supo acompañar una imagen glamurosa y una puesta en escena brillante y atrevida. Su capacidad para saber abrirse camino a nivel internacional, en unos años en los que la miseria económica e intelectual de estas Islas eran la tónica, nos hace dimensionar la figura de este gran cantante como un auténtico luchador.

Juan Pulido no olvidó su procedencia isleña e interpretó en sus grabaciones algunas pinceladas del folclore canario, como isas, folías y malagueñas. Falleció en México, donde desarrolló buena parte de su carrera, en 1972.

En el CEDOCAM (Centro de Documentación de Canarias y América) de La Laguna se encuentran sus grabaciones digitalizadas, para el que quiera disfrutar de la herencia emotiva de este canario, que hizo historia con su voz.