X
ECONOMÍA >

La banca concede 1.743 millones menos en hipotecarios en 3 meses

   

Imagen de archivo de una entidad bancaria. En los últimos años, con la crisis, las entidades financieras han cerrado el grifo y reducido la concesión de préstamos a las familias. / DA

MARÍA FRESNO | Santa Cruz de Tenerife

El acceso a la financiación y al crédito para la adquisición de viviendas por las familias está en declive. Los informes del Banco de España al respecto no dejan lugar a dudas. El volumen de préstamos concedidos en Canarias descendió en 1.743 millones de euros durante el segundo trimestre de este año, lo que en términos interanuales supone un descenso del 5,3%.

Y es que no hay dinero, y por lo tanto no hay opción al consumo y al ahorro. El Consejo Económico y Social (CES) se lo recuerda al Gobierno de Canarias en el dictamen del anteproyecto de ley que recoge las medidas anticrisis vistas en agosto por el Consejo de Gobierno y que rebajan al 2,75% el IGIC para la compra de la primera vivienda nueva.

El CES insiste en que todas estas medidas deben ir acompañadas de una apertura del crédito para reactivar el mercado de la vivienda, ya que en caso contrario será “muy difícil” que dichas medidas sirvan para lo que se crearon. Basándose en datos del Banco de España, el Consejo apunta a que el escaso crédito y el incremento de las tasas de morosidad, constituyen elementos que agravan la dificultad de acceder a las viviendas de nueva construcción, como pretende el Ejecutivo canario. Una situación que, dice el CES, “no mejorará a corto plazo”. Los tipos de interés que aplican los bancos a las nuevas operaciones (como puede ser la compra de una vivienda) llegaron al 4,19% en julio pasado. Se trata, según el Banco de España, de la tasa más alta desde marzo de 2009 y pone de relieve el deterioro de la actividad crediticia. En caso de los préstamos dirigidos a las familias, los tipos de interés aplicados son más altos, llegando al 4,43% por encima, incluso, de los concedidos a las empresas.

El precio del dinero nuevo empleado en la adquisición de una vivienda se situó en julio de 2011 en el 3,58%, el nivel más alto de los dos últimos años.

En el caso de las nuevas operaciones de consumo el tipo de interés alcanza el 7,10%. Con las cifras del Banco de España, la morosidad ha llegado hasta los 124.717 millones, lo que representa un 7% del crédito total del sector y el nivel más alto desde hace 16 años.

En este contexto de progresiva congelación del crédito bancario, Canarias ha pasado de registrar las tasas de avance de crédito más elevadas del promedio nacional a figurar entre las comunidades con menor crecimiento en el volumen de préstamos concedidos por el sistema bancario. Así, por ejemplo, entre 2006 y 2007, coincidiendo con los primeros momentos de la crisis económica y el enfriamiento del mercado de la vivienda, el crédito bancario creció un 14,3%. Entre 2007 y 2008, ya con la crisis encima y tras la caída de Lehman Brothers, el ritmo de expansión del crédito se modera hasta el 5,2%. Al año siguiente, con la economía ya en su nivel más bajo, el crédito lejos de expandirse se contrae.

En Canarias entre 2008 y 2009, el volumen de préstamo se redujo en 751,4 millones de euros, es decir, un 1,3%. Y al año siguiente, la contracción del crédito bancario concedido llegó a 1.638,8 millones de euros (2,8%). Un proceso que se ha agravado de manera brutal este año, llegando al 5,3%.

En el 2009, coincidiendo con una ligera contracción del crédito en Canarias, la caída de la actividad productiva fue superior, por lo que, el crédito bancario siguió representando una proporción creciente del PIB. Sólo en 2010, el ritmo del avance del crédito concedido por los bancos fue inferior al PIB, por lo que por primera vez en muchos años el porcentaje que representa el crédito bancario en el PIB canario bajó.

A escala nacional, no se aprecia esta tendencia, mientras que Canarias si es la comunidad donde el descenso de esta ratio (crédito/PIB) es mayor.

[apunte]

Ahorrro y capacidad de consumo

En este actual contexto de crisis donde se acusa a las entidades bancarias de haber cerrado el grifo, conviene recordar la época de auge del crédito (años 2006-2008) en la que los bancos abrían la mano a la hora de conceder préstamos hipotecarios. Y esto no sólo ocurría en Canarias, sino en todo el territorio nacional.

Según los datos del Banco de España, Canarias es una de las regiones donde el crédito bancario se expandió con mayor rapidez, precisamente en un momento en el que en el resto de España ocurría lo contrario. Entre 2001 y 2006, el Archipiélago fue la séptima comunidad con mayor crecimiento del crédito. A partir de entonces, la cifra comenzó a descender hasta llegar a este último año. De hecho, en ninguna comunidad autónoma la contracción del crédito es superior a la registrada en Canarias (2,8%), ya que el crédito bancario en el conjunto del país mostró un crecimiento positivo del 1%.

Las familias y las empresas adeudaban en junio de este año a los bancos el 65,8% más de lo que tenían ahorrado. En Canarias, los créditos ascendían a 51.710 millones y los depósitos a 23.838.

[/apunte]