X
jaque a la cultura >

La burocracia se la ‘ha colado’ a Rivero y Pérez > Creativacanaria.com

   

Hagamos un sencillo ejercicio creativo, se nos presupone a los “culturetas” ciertas habilidades cognitivas para poder desarrollarlas con soltura y desparpajo. Creamos que este anuncio del mayor recorte a Cultura en la historia de nuestras islas sea obra de un malentendido; que un burócrata de la Consejería de Hacienda haya “ajustado” libremente el capítulo cultural con extrema crudeza y beligerancia. O que esa misma persona lo haya hecho desde la más absoluta ignorancia; con ella, con esa decisión ha “ninguneado” a un sector que aporta más al PIB de esta comunidad autónoma de lo que recibe (ingresa un 1,74%, y apenas se beneficia de un 0,78% según datos del ejercicio 2011).

Esta industria, la cultural, sostiene a más de 16.000 empleos directos y genera un consumo que beneficia a la administración pública de Canarias con una recaudación que supera los 30 millones de euros en IGIC.
También podemos pensar, no seamos mal pensados, que este individuo sólo quería introducir un 6,4% de recorte. Pudo pasar que, ya sabemos cómo es Windows y su aplicación de hojas de cálculo Excel, en algún momento ese signo que sirve para separar en la aritmética los enteros de los decimales, haya desaparecido por error informático, para convertirse en el 64% anunciado este pasado fin de semana.
Pensemos pues, que ese capítulo presupuestario, esa tremenda caída en las “perras” para Cultura del ejecutivo autonómico, haya sido pasado por alto por nuestro presidente del Ejecutivo el nacionalista Paulino Rivero y su socio de gobierno el socialista José Miguel Pérez. Ya sabemos cómo es la burocracia, esa maquinaria que nos aplasta cada día a todos los ciudadanos de este, cada vez más débil, Estado de Bienestar. Desgraciadamente ese estado se apoya en una maquinaria lenta, ineficaz, improductiva, estéril y como reflexionamos en este caso, desacertada.

Todos cometemos errores, y la Administración también. No nos olvidemos que aquella la forman personas (individuos normales y corrientes a los que les duele una muela, o la barriga, o se pelean con sus parejas, o ese día -el de la confección del apartado cultural- se levantan con la pierna izquierda).
Entendemos que el presidente y vicepresidente están demasiado ocupados en el diseño de un presupuesto equilibrado, en el tratamiento de cada departamento con la vara de la “justa medida”, con un difícil diseño económico para el año 2012, en este contexto de crisis mundial.

Y parece que teóricamente lo alcanzaron (el grado justo de equilibrio), han conseguido incrementar en un 1,1% las cuentas respecto al presupuesto del ejercicio anterior. Pero no hace falta ser un brillante economista, ni que resuciten David Ricardo o Adam Smith, para que nos expliquen cómo es posible incrementar un presupuesto general en un 1,1% recortando un 64% a un valor objetivamente estratégico para nuestra economía, como es la Cultura.

Así lo hicieron saber en ese acuerdo programático pactado en junio de este mismo año, por Coalición Canaria y PSOE en su documento “Pacto por Canarias” (http://www.coalicioncanaria.org/web_2010/documentos/acuerdo.pdf), en su Capítulo II: La cohesión social: la sostenibilidad de los servicios públicos esenciales, Epígrafe 6: Cultura y Deportes, páginas 37 a 40, con palabras como “…como sector generador de riqueza y empleo de calidad”, “…apoyando la creación de industrias culturales como modo de diversificación de nuestra economía”, “…consideramos la potenciales que la Cultura aporta para generar riqueza y empleo, en el marco de un nuevo modelo económico de la economía sostenible, fundamentada en el talento”, “…en la acción de gobierno se apostará por el fomento, la colaboración y la estructuración de un espacio cultural canario en un entorno crecientemente globalizado”.

En conclusión, Paulino y José Miguel han resbalado con este anuncio, y como no se puede pensar de otra manera, rectificarán, porque, cómo si no pueden explicar que debido al consumo de bienes y servicios culturales en las islas se recauda mas de 30 millones en IGIC, lo que supone unos ingresos fiscales superiores al presupuesto que el propio Gobierno destina a Cultura. Cómo pueden ir en contra de un acuerdo de gobierno firmado por, entendemos, dos partidos sensibles con la Cultura y con lo que ésta significa en un territorio como el nuestro. El recorte previsto para el 2012 del 64%, supone dejar de inyectar al presupuesto de Cultura más de 24 millones de euros, o lo que es lo mismo, el 0,39% sobre el presupuesto total de nuestra comunidad. Por tanto, tenemos que formular obligatoriamente la siguiente pregunta: ¿Este gobierno va a dejar morir todo un sector por no destinarle tan sólo el 0,39% del presupuesto total autonómico? Así que ¿cómo se puede destruir un sector, que además de empleos y riqueza, nos sitúa en el mundo, con “algo más” que nuestras playas y sol.

Creamos pues, y que no sea un ejercicio ingenuo, que todo ha sido una equivocación, que todo volverá a la “normalidad”, que todo esto no llegue a ser un tema recurrente para la expresión surrealista de un nuevo Oscar Domínguez que esté por descubrir, un cuadro que lleva por título: Cultura en Canarias, de la economía de crisis a la economía de subsistencia.