X
(Des) trozos > POR Luis Padilla

La búsqueda y los plazos > Luis Padilla

   

Antonio Calderón está en plena búsqueda y es probable que el domingo en La Roda apueste por una minirevolución en el once titular. No es una mala noticia. Indica que el técnico no está satisfecho con el rendimiento del CD Tenerife… pese a ser segundo en la clasificación.

LA BÚSQUEDA. El CD Tenerife no se ha bajado de la zona de ascenso desde el inicio de la competición. Los resultados, por tanto, no son malos. Las sensaciones sí lo son: el nivel futbolístico es discreto y, lo que es peor, el equipo no ha ofrecido señales de progreso en las ocho jornadas disputadas. El técnico es consciente de ello, buena señal, por lo que no ha dejado de hacer cambios en el equipo-base. Sin tocar la columna vertebral (Aragoneses-Medina-Marcos-Kiko Ratón), pero sin aprobar, hasta ahora, algunas asignaturas pendientes. Por ejemplo, no ha encontrado el acompañante ideal para Marcos Rodríguez (pese a probar con David Medina, Abel, Kitoko y Nico), ni una pareja de centrales que mezcle bien y ofrezca solvencia. Y en las bandas ha ensayado con media docena de elementos, apostando por jugar con futbolistas fuera de su posición natural, en espera de que Chechu Flores sea la pieza que permita encajar el puzzle. Y aunque ha mantenido una línea defensiva de cuatro zagueros, los dibujos empleados han sido múltiples: doble pivote, tres mediapuntas, mediocampo en rombo con dos delanteros arriba, el 4-1-4-1…

LOS PLAZOS. De acuerdo, peor sería que Antonio Calderón no fuera consciente de las deficiencias del CD Tenerife y que se empecinara en el error. La búsqueda de nuevas variantes es en sí una buena noticia porque muestra propósito de enmienda… pero lo ideal sería que la búsqueda acabara pronto. Y que la coletilla “es que somos un equipo en construcción” no acompañara eternamente a los blanquiazules. La experiencia del curso pasado, con una catarata de despidos, juega a favor de la continuidad de Calderón, pero sería bueno exigirle una mejora en el nivel futbolístico del conjunto que dirige. Y que más temprano que tarde supiéramos a qué quiere jugar el Tenerife. No es preciso que juegue bien, pero sí debería tener claro a qué quiere jugar. Y ni siquiera es necesario apostar por un fútbol combinativo, cercano al gusto del Heliodoro, pero sí elegir una opción determinada y tener claro el concepto general. Y aquí no vale la socorrida excusa: “Es que esto es la Segunda B”. Porque Calderón debe saber que esto no es la Segunda B. Esto es el CD Tenerife (con sus ventajas… y sus exigencias).

PD: si en la relación de convocados para el partido ante La Roda hay sólo dos tinerfeños y ambos tienen más de treinta años es evidente que el Tenerife 11/12 no es, como nos vendieron, un proyecto de cantera. Y también es evidente que si en un equipo de Segunda División B no hay ningún canterano es que algo se ha hecho muy mal.