X
apertura del año judicial >

La Justicia provincial, en precario

   

Carmen Almendral Parra junto a José Ramón Navarro en la apertura del año judicial de 2010. | S.M.

TINERFE FUMERO | Santa Cruz de Tenerife

El diagnóstico es claro: la Justicia en esta provincia adolece tanto de recursos materiales como personales, sus trabajadores suplen tales carencias con un sobreesfuerzo, sus responsables son conscientes de que ahora no hay dinero para nada a la par que están esperanzados de que las reformas en curso alivien, cuanto menos, los males que hoy aquejan a la administración que debe velar por el cumplimiento de nuestro ordenamiento jurídico.

Así lo dejaron ayer de manifiesto las múltiples coincidencias existentes entre los discursos ofrecidos con motivo de la apertura del año judicial en la capital tinerfeña por el presidente de la Audiencia de Santa Cruz de Tenerife, José Ramón Navarro, como por la fiscal jefe provincial, Carmen Almendral.

Por lo que respecta a Navarro, optó por establecer telegráficamente cuatro puntos críticos para resumir los principales problemas de la Administración de Justicia, destacando sobremanera el repaso realizado a la situación actual.

Así, el presidente de la Audiencia tinerfeña señaló carencias de tipo material en los juzgados de lo Social, de cuyos asuntos destaco que “se han incrementado notablemente en el último año”. Sin duda elevó el tono cuando sostuvo que la Audiencia “exige para su satisfactorio funcionamiento” de la dotación de “un cuarto magistrado para las dos secciones penales [de tres] que no cuentan aún él”. Igualmente descarnado fue Navarro cuando recordó que, tal y como ocurre en el resto del país, el juzgado de lo Mercantil “no ha hecho sino empeorar en los últimos años con un número de ingresos excesivo (…) por lo que es imprescindible el mantenimiento de las medidas de refuerzo necesarias”.

Sobre los juzgados de lo penal el presidente habló directamente de “deficiencias estructurales” para pedir al menos dos juzgados más.

En cuanto a la organización judicial, Navarro fue nítido: los órganos judiciales de los que disponemos en este territorio no responden a la población de hecho ni a la complejidad de asuntos ni se acerca a la ratio de los países en nuestro entorno”.

Por lo que respecta a Almendral, lo mismo: palabras de acero envueltas en guantes de terciopelo. Eso sí, se acordó de determinados imputados de postín que han protagonizado la vida judicial en los últimos meses al recordar que “mediante las descalificaciones de los jueces y fiscales, lo único que logran es sembrar una desconfianza, por supuesto interesada, en la Administración de Justicia”.

Tal y como le corresponde, la fiscal jefe reconoció que “el número de fiscales que integran la plantilla de la Fiscalía en esta provincia es a todas luces insuficiente para hacer frente a las numerosas actividades que tiene encomendadas”.

Como novedad, Almendral destacó un leve descenso en las diligencias penales en la provincia, lo que supone un cambio de tendencia.

[apunte]

La Consejería quiere reagrupar los juzgados

Guante lanzado… y recogido casi antes de que cayera al suelo. El presidente de la Audiencia provincial de Santa Cruz de Tenerife, José Ramón Navarro, pidió ayer en su discurso con motivo de la apertura del año judicial en la capital provincial terminar con la actual dispersión de juzgados que sufre Santa Cruz de Tenerife y el consejero de Justicia, Francisco Hernández Spínola, anunció al finalizar el acto que su Departamento ya trabaja en ello.

Para Navarro, tal dispersión “es del todo punto inoperante”, por lo que Hernández Spínola estuvo atinado al anunciar que “se está trabajando con el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife para conseguir un edificio adecuado preferentemente cercano al palacio de justicia actual y a la sede de la Consejería, en la Avenida Tres de Mayo”.

Spínola reconoció que tanto el nuevo Palacio como la ampliación del actual están aplazados “por la situación económica”.

[/apunte]