X
viviendas >

La Generalitat impulsará procesos de mediación entre entidades financieras e hipotecados

   

EFE | Barcelona

El gobierno de la Generalitat impulsará procesos de mediación entre entidades financieras e hipotecados para evitar en la medida de lo posible nuevos desahucios con riesgo de exclusión social.

En su reunión de este martes, el Govern ha aprobado los criterios que regirán los convenios que se firmarán con las principales entidades financieras que operan en Cataluña con el fin de proteger el derecho a la vivienda de las familias afectadas.

En concreto, se impulsará un procedimiento de mediación previo al inicio de expedientes judiciales de ejecución hipotecaria, para evitar que en caso de impago de los préstamos por dificultades económicas de los deudores se produzcan desahucios.

Entre los criterios mínimos fijados este martes por el Govern figuran el aplazamiento de los plazos del préstamo hipotecario y los períodos de carencia, la dación en pago o el uso de la vivienda con opción de compra, además de evitar que los intereses de demora de los créditos y préstamos sean superiores a 2,5 veces el interés legal del dinero.

El agravamiento de la situación de la vivienda y las continuas ejecuciones hipotecarias, con la conflictividad que conlleva el desalojo por la fuerza de numerosas familias desahuciadas, ha llevado al Govern a promover estos convenios.

El pasado sábado representantes del colectivo de ‘indignados’ ocuparon un bloque de pisos de la calle Almagro de Barcelona e invitaron a instalarse allí a familias desahuciadas.

El portavoz del Govern, Francesc Homs, ha explicado hoy que los efectos de los convenios que se están promoviendo empezarán a dar sus frutos a principios de enero del año que viene, después de la “buena acogida” que está teniendo su propuesta de mediación.

Según Homs, en el mundo financiero parece haber “buena voluntad” para que las situaciones de impago de hipoteca no acaben derivando sistemáticamente en desahucios, porque “no llevan a ninguna parte”.

Homs ha reconocido que “no se puede garantizar al cien por cien” que con estos procesos de mediación no habrá más desahucios, entre otras cosas porque puede haber hipotecas suscritas con entidades que no operan en Cataluña y con las que no se firmará ningún convenio.

Pero sí se ha mostrado confiado en poder “reducir de manera muy sustancial” el volumen de desahucios en el futuro, al “obligar un poco más al sistema financiero” a encontrar alternativas.