X
kickboxing >

La gran aventura de Jonay Risco

   

Jonay Risco ejecuta un espectacular ‘high kick’ durante la pelea que le enfrentó a Félix Cortés. / DA

JUAN S. SÁNCHEZ | SANTA CRUZ DE TENERIFE

Jonay Risco tiene ante sí la mejor oportunidad posible de dar el definitivo salto de calidad hacia la élite del kickboxing mundial. Su combate del próximo día 12 de noviembre ante el holandés William Diender, retransmitido en directo para más de 150 países, le puede dar el visado definitivo hacia las grandes galas del It’s Showtime, responsable actual del mejor kickboxing del planeta.

El púgil tinerfeño afronta sin complejos la gran cita del próximo mes y para ello se entrena en Holanda junto a su compañero en el Star Gym, Zeben Díaz, en un estricto régimen de trabajo que le debe conducir al triunfo ante el peligroso William The Machine Diender que se presentará en Tenerife con el mítico Peter Aerts en su esquina.

El currículum del holandés, 61 victorias en 93 combates, 32 de ellas antes del límite, no asusta a Risco, aunque el tinerfeño tiene mucho respeto por un rival del que asegura que “es toda una referencia, pues todos los grandes peleadores se han medido con él y todos saben cuál es su estilo de pelea, siempre hacia delante, nunca da un paso atrás”.

“Será un combate espectacular, seguro, porque Diender es un fajador que va siempre a la guerra y no se le gana sin que haya que sufrir”, vaticina el tinerfeño, que tiene bien claro que “van a ser nueve minutos de un ritmo altísimo en el que tendré que estar atento para no caer en su juego y tratar de hacer valer mis armas. Esta es una oportunidad muy importante para mí, aquí en Tenerife, en mi casa”.

Más experiencia y confianza

Después de conseguir el cinturón de campeón de España profesional, cambió su forma de afrontar los retos deportivos. “La única diferencia es psicológica”, admite Risco, quien reconoce que “ahora tengo más experiencia, más temple, y eso me da mucha más confianza. Antes me apuraba mucho y mentalmente me bloqueaba, pero ahora estoy en mi mejor momento y preparado para lo que venga”. Desde el día 14, en su refugio momentáneo del Sport Center de Purmerend, mantiene su fuerte rutina de esfuerzo físico y alimenticio con el único objetivo de “estar al cien por cien” el 12 de noviembre.

Pero antes de viajar a Holanda, Risco ya trabajaba en jornadas con triple sesión. Por la mañana con carrera continua en la pista de Madres del Agua, en Vilaflor, o en la pista de atletismo del estadio Antonio Domínguez, en Los Cristianos; después tocaba el trabajo de pesas en el Élite Gym y, por último, puro kickboxing en el gimnasio Star Gym.