X
cuba >

La iglesia católica abre en Cuba inéditos espacios de diálogo

   

EFE | La Habana

El nuevo rol que ha adquirido en Cuba la Iglesia Católica ha propiciado espacios de diálogo donde incluso un disidente o un polémico académico intercambian opiniones políticas en público con un destacado intelectual oficialista.

Así al menos ocurrió este fin de semana en La Habana durante un acto organizado por la revista católica “Espacio Laical” donde Alfredo Guevara, fundador del Instituto de Arte e Industria Cinematográfica (ICAIC) y director del Festival del Nuevo Cine Latinoamericano, impartió una conferencia sobre los actuales desafíos de Cuba.

Guevara se refirió a los ajustes económicos emprendidos en el país, criticó la burocracia y abogó por la diversidad y la tolerancia ante un variado auditorio donde no faltaron destacadas autoridades religiosas como el cardenal Jaime Ortega.

También acudieron jóvenes estudiantes, intelectuales, expertos del Centro de Estudios para la Economía Cubana, algunos diplomáticos europeos y americanos y periodistas locales y extranjeros.

Entre el público también estaba el economista disidente y expreso de conciencia Óscar Espinosa Chepe quien, en el turno de preguntas, tomó la palabra para pedir la opinión de Guevara sobre las limitaciones de la prensa en Cuba y la “ocultación de información” a los ciudadanos.

Espinosa -quien fue condenado en la ola represiva de la Primavera Negra de 2003 aunque quedó excarcelado por motivos de salud en 2004- agradeció la celebración de debates como el promovido por Espacio Laical “civilizados, sin ofensas, sin exclusiones, sin prejuicios absurdos, porque la diversidad ideológica existe en Cuba”.

“Hay muchas opiniones, muchas críticas, hay que salir nada más a la calle a escuchar a los ciudadanos” dijo Espinosa quien agradeció la conferencia de Guevara por “abierta, ilustrativa y democrática”, aunque no la compartiera al cien por cien.

En su respuesta, Guevara opinó que hay algunos medios en Cuba (todos son oficiales) que se han ido abriendo aunque considera que es necesario acabar, y de manera tajante, con el “secretismo”.

Otro de los intervinientes en el debate fue Esteban Morales, académico de la Unión de Escritores y Artistas (UNEAC) y a quien el año pasado el Partido Comunista de Cuba (PCC, único) le separó de la organización por un crítico artículo sobre la corrupción, si bien hace unos meses se le restituyó la militancia.

Morales celebró que se haya “declarado la guerra” al burocratismo o la corrupción y que Raúl Castro pida acabar con la idea de Cuba es el único país del mundo donde se puede vivir sin trabajar pero advirtió que es necesario librar “una gran batalla” para cambiar mentalidades, no solo en el pueblo sino en los “más altos niveles” de la nación.

Sobre esa intervención, Alfredo Guevara apostó por potenciar el sentimiento de ciudadanía así como promover una movilización para “alfabetizar” conciencias y lograr el cambio de mentalidad que requiere el momento en la isla.