X
conflicto libio>

La OTAN estudia reunirse mañana para tratar el posible fin de la misión en Libia

   

EFE | Bruselas

La OTAN está estudiando adelantar a mañana viernes su próximo encuentro de embajadores para analizar la situación en Libia tras la muerte del exlíder Muamar el Gadafi y el posible fin de su misión en el país norteafricano, según fuentes aliadas.

La próxima reunión del Consejo del Atlántico Norte, máximo órgano de decisión de la Alianza, estaba prevista para el miércoles de la semana que viene, pero la caída del dictador podría desencadenar los acontecimientos.
El paso de poner fin a la misión será una “decisión política” que se tomará en base a las
recomendaciones de los responsables militares, recordaron hoy fuentes aliadas.

Durante las últimas semanas, conforme el Consejo Nacional de Transición (CNT) ha ido controlando la práctica totalidad del territorio libio, la OTAN ha venido anunciando que el fin de su misión estaba “cerca”.

Sin embargo, en los últimos días consideraba aún que no se daban las condiciones necesarias para cerrar el operativo, pues aunque ya muy reducida, seguía habiendo una amenaza para la población civil.

El pasado 6 de octubre, los ministros de Defensa de la Alianza acordaron una serie de criterios que se seguirán para decidir el fin de la misión.

La decisión, indicaron entonces, tendrá que ver con lo que ocurra en la localidad de Sirte, con la disposición de las fuerzas gadafistas para atacar a los civiles, con el hecho de que el propio Muamar el Gadafi mantenga el control sobre los combatientes y con la capacidad de las nuevas autoridades.

A priori, el fin de la operación debería estar muy cerca, una vez que las fuerzas del CNT han logrado el control de Sirte, la ciudad natal de Gadafi y último foco de la resistencia del antiguo régimen.

La OTAN asumió el control de las operaciones internacionales en Libia el pasado 31 de marzo y aprobó un plan de operaciones por 90 días, que ha sido extendido en dos ocasiones, junio y septiembre.

Durante todo ese tiempo, los aviones de la OTAN han bombardeado de forma regular objetivos del régimen de Gadafi y sus barcos han asegurado la aplicación del embargo de armas impuesto sobre el país por Naciones Unidas.