X
tráfico aéreo >

La privatización de tres torres de control aéreo de Canarias, preocupa a la Cámara de Comercio de Santa Cruz de Tenerife

   

Vista exterior de la torre de control del Aeropuerto de Mazo. | DA

EFE | Santa Cruz de Tenerife

La Cámara de Comercio de Santa Cruz de Tenerife mostró este miércoles su preocupación por las condiciones en las que se están privatizando tres torres de control aéreo en Canarias y por sus posibles implicaciones en seguridad y retrasos, por lo que ha pedido a AENA que aclare el proceso.

La dirección de la Cámara se reunió con representantes de la Unión Sindical de Controladores Aéreos (USCA), quienes denunciaron las prisas de AENA en la privatización de las torres de Lanzarote, La Palma y Fuerteventura y que hayan sido preadjudicadas en septiembre a una empresa sin experiencia, creada tras la convocatoria del concurso y asociada a otra compañía dedicada al control aéreo en la República Checa.

El vicepresidente de la Cámara de Comercio Santiago Sesé dijo que los controladores aéreos describen un escenario con situaciones “oscuras”, por lo que les gustaría conocer la información que tiene que ofrecer AENA y que hasta el momento no ha aclarado lo que está aconteciendo.

“AENA debe dar algún tipo de información”, debe haber transparencia, dijo Sesé, que mostró la preocupación de la Cámara por la adjudicación a la Saerco, nada más constituirse como empresa, de las tres torres de control canarias.

“No es una sociedad con una estructura y un personal que nos pueda dar garantías de funcionamiento”, según explican los controladores, dijo Sasé, yañadió que aunque es necesario ser competitivo, lo prioritario es la seguridad y la calidad.

La información viene “de una parte”, el USCA, hay que esperar a ver qué tiene que decir AENA, dijo el representante de la Cámara.
Añadió que según la información facilitada por USCA, la empresa Saerco rebajó el precio de licitación en un 13 por ciento, mientras las otras compañías concurrentes sólo un 1 por ciento.

Los controladores también han explicado que esta empresa tiene dificultades para conseguir personal cualificado y que están formando a militares en excedencia.

El portavoz de la Unión Sindical de Controladores Aéreos (USCA), Javier Zaón, dijo que ellos no están en contra de la privatización, sino de las prisas con las que se está haciendo el proceso y de la falta de información sobre la empresa adjudicataria.

“Es un proceso que puede ser irreversible y que puede repercutir económicamente y en la calidad del servicio”, advirtió Zaón, y añadió que adjudicar el control aéreo en tres torres canarias a una empresa sin experiencia “es bastante delicado y preocupante”.

“No se acaba de comprender las prisas y la premura”, explicó Zaón, quien señaló que la preadjudicación se hizo en septiembre y ahora se está a la espera del visto bueno de la Agencia Estatal de Seguridad Aérea.

Javier Zaón insistió en que la empresa es desconocida, y alertó del “riesgo enorme” que suponen las prisas por privatizar las torres, pese a que se trata de cuestiones de “seguridad, pasajeros y repercusión económica en las islas”.

Saerco es una empresa española y tiene un acuerdo con la checa ANS, pero explicó que esta empresa gestiona muchos menos movimientos al año de los que hay sólo en Fuerteventura.

Las cuarenta personas que trabajan actualmente en las tres torres canarias no se verían afectadas, porque se destinarían al centro de control, aseguraron los representantes sindicales.

“Esto hay que hacerlo despacio, sabiendo a qué proveedor se adjudica”, dijo Zaón, quien se preguntó por qué en el archipiélago se ha dado el servicio a esta empresa