X
día de la virgen del pilar > patrona de la benemérita

La fiesta de los guardias con honor

   

TINERFE FUMERO | Santa Cruz de Tenerife

Un año más, la sede de Ofra de la Comandancia provincial de la Guardia Civil en Santa Cruz de Tenerife se quedó pequeña ante el volumen de público que arropó ayer al Instituto Armado en el día de su Patrona, la Virgen del Pilar. A pesar de las dificultades para acomodar al gentío con el desfile, autoridades, mandos y guardias pudieron comprobar de primera mano y cual botón de muestra ese respaldo popular que la Benemérita suscita por estas tierras. Un prestigio que se ha sabido ganar con la prestación de unos servicios que, más allá del mantenimiento del orden público, se aprecian especialmente en una realidad geográfica tan singular como la canaria. Qué mejor ejemplo que el envío, ayer mismo, de los especialistas en catástrofes del Grupo de Reserva y Seguridad a La Restinga ante la crisis volcánica.

Como es tradicional, el acto arrancó con la imposición de las diferentes condecoraciones atendiendo a los méritos y circunstancias que concurrían en los interesados. Entre las personalidades que fueron distinguidas estaban tanto el fiscal jefe del Tribunal Superior de Justicia, Vicente Garrido, como el de la Audiencia provincial, Alejandro Salinas, así como el delegado del Instituto Nacional de Toxicología, José Antonio Cuellas, el jefe de la Policía Local de Tegueste, Teodoro Pérez, y el Inspector jefe de Extranjería, Juan Martínez.

Antes de la alocución del subdelegado del Gobierno, José Antonio Batista, habló a los presentes el general de la Guardia Civil en Canarias, Miguel Martínez, que tuvo a gala presumir de la capacidad de adaptación y respuesta demostrada por el Instituto durante toda su historia.

Tras recordar que, lejos de supeditarse al Gobierno central, se presta en las Islas miles de servicios a las administraciones locales y autonómica, no dudó en reconocer a los propios guardias que “aún existen deficiencias y agravios”, para a continuación recalcar que son “mucho más relevantes las mejoras obtenidas en nuestras condiciones de vida y trabajo”.

Y llegó el final del acto, cerrado con un desfile además del siempre emotivo homenaje en honor de los caídos, un honor por el que los guardias prestan como juramento y que llevan cual blasón de orgullo y distinción.

[apunte]

Batista afirma que la delincuencia ha caído en 21,6 puntos

La tasa de criminalidad en el archipiélago canario ha descendido desde el año 2000 al 2010 un total de 21,6 puntos, según informó ayer el subdelegado del Gobierno en la provincia de Santa Cruz de Tenerife, José Antonio Batista, durante su interlocución en el acto de celebración de la Virgen del Pilar, Patrona de la Guardia Civil.

Detalló Batista en lo que pude ser su último Día del Pilar como subdelegado que “en el año 2000 la tasa de criminalidad era de 66, en 2003 bajó hasta 54,3 y el año pasado se situó en 42,8 si excluimos los delitos contra la seguridad vial, 44,4 si los incluimos”.

“La diferencia es clara”, afirmó Batista que señaló igualmente que lo mismo se puede decir de los “niveles de eficacia” en la resolución de delitos y faltas, que han aumentado situándose entre los más altos de España.

Batista ha destacado el aprecio que los ciudadanos tienen por el “Benemérito Cuerpo”. “El reconocimiento de la sociedad canaria no es casual. Es el fruto que se recoge cuando se hace un buen trabajo. No lo dudéis, sois insustituibles y desarrolláis una labor impagable. Y no lo digo yo, lo dice la sociedad canaria”, ha argumentado.

A pesar de esto, el subdelegado del Gobierno en Tenerife admitió que se pasa por un etapa “dura”, por una crisis económica “devastadora”, pero aun así “no se ha cumplido esa especie de profecía que dibujaba una situación de inseguridad, que, afortunadamente, no se ha dado”.

[/apunte]