X
crisis de la deuda griega >

La Unión Europea aborda un plan por eventual contagio ítalo-español

   

EFE | Roma

El Fondo Monetario Internacional (FMI), la Unión Europea (UE) y bancos centrales de la eurozona mantienen “contactos para preparar un plan de contingencia” ante un hipotético contagio a Italia y España de la crisis de la deuda griega, según los medios de comunicación italianos.

La prensa digital italiana, que cita “fuentes internacionales” recogidas desde Bruselas por la agencia de noticias nacional ANSA, habla de una especie de “red de seguridad” para esos dos países ante un empeoramiento de la situación, a pesar de que el pasado miércoles se llegara a un “acuerdo global” en Bruselas para hacer frente a la crisis financiera.

Según las mismas fuentes, “en el caso del FMI, una ‘red de seguridad’ para los dos países podría requerir un aumento de capital”.

Esta información llega después de que ayer Italia, en la última de las tres subastas de deuda de esta semana, viera cómo sus bonos del tipo BTP a diez años (con un interés fijo) marcaban un récord desde la creación del euro en su tasa de rentabilidad, situándose en 6,06 %.

En esta oferta de títulos de deuda, en la que el Tesoro italiano consiguió financiación por valor de unos 7.930 millones de euros y en la que también se subastaron bonos a 3 y 7 años, Roma encontró una demanda mucho más discreta que en anteriores ocasiones.

Este resultado hizo que la Bolsa de Milán cerrara ayer con el peor resultado de las plazas más importantes de Europa, con su índice selectivo, el FTSE MIB, en retroceso del 1,78 por ciento, hasta situarse en los 16.653,55 puntos, tras un jueves de desatado optimismo bursátil.

España e Italia son, por este orden, los dos países, después de Grecia, que más capital necesitarán para que su sistema bancario pueda cumplir con los nuevos requerimientos de la UE antes de junio de 2012, según los datos ofrecidos esta semana por la Autoridad Bancaria Europea (ABE).

Los bancos españoles necesitarán, según la ABE, 26.161 millones de euros, mientras que los italianos deberán recapitalizarse, siempre de acuerdo con los mismos datos, por un valor de 14.771 millones de euros.

En el Consejo Europeo del pasado miércoles en Bruselas, el primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, presentó una “declaración de intenciones” sobre las reformas económicas que pretende acometer en los próximos meses para garantizar la estabilidad financiera de Italia, tras las exigencias hechas por la UE.

Este plan de reformas, que hizo tambalear el Gobierno italiano ante el rechazo de los socios de Berlusconi de la Liga Norte a que se toquen las pensiones, contó con el visto bueno de las autoridades comunitarias, que piden al primer ministro de Italia una ejecución inmediata del mismo.

Por otra parte, los líderes de la UE pidieron el miércoles al Gobierno español que continúe con las reformas económicas ya en marcha, después de que el pasado domingo el presidente francés, Nicolas Sarkozy, dijera que España ya no se encuentra en primera línea de los problemas financieros de los países de la moneda única.