X

Los jóvenes en internamiento en las Islas bajan el 52% desde 2008

   

Los talleres de inserción profesional han propiciado que muchos jóvenes abandonen la delincuencia. / DA

JOSÉ LUIS CÁMARA | SANTA CRUZ DE TENERIFE

El inicio del juicio del ‘caso Marta del Castillo’ ha vuelto a poner sobre la mesa el controvertido debate sobre los menores delincuentes, un tema que ha generado un agrio debate político y que ofrece cifras preocupantes.

En Canarias, paradójicamente, las acciones llevadas a cabo por la Dirección General del Menor y la Familia ha provocado una drástica reducción del número de jóvenes que cumplen medidas judiciales en régimen de internamiento. En este sentido, según datos facilitados a DIARIO DE AVISOS por la Consejería de Políticas Sociales, desde 2008 se ha reducido un 52% la cifra de menores que cumplen internamiento, tanto cerrado como semiabierto, e incluso ello ha provocado el cierre del centro de Gáldar, en la isla de Gran Canaria.

En concreto, de los 156 jóvenes con medidas judiciales que cumplían condena en las Islas en 2008 en régimen de internamiento, 46 de ellos en internamiento cerrado, se ha pasado a sólo 75 en la actualidad, de los cuales sólo 9 se encuentran privados de libertad. Las cifras totales, sin embargo, no son tan positivas, ya que son similares en los últimos cuatro años. De hecho, si en 2008 había en Canarias 751 jóvenes con distintas medidas judiciales, ahora hay 759, un número ligeramente inferior a los contabilizados hace un año (802). Desde la Dirección General del Menor reconocen que este descenso de las medidas judiciales se produce, entre otros motivos, por la culminación del mapa de recursos de justicia juvenil, que ha permitido al Archipiélago contar con todos los recursos necesarios para que los jueces puedan dictar que el joven cumpla una medida u otra, así como por la implantación de una serie de programas pilotos, que en los inicios fueron duramente criticados pero que, con el tiempo y con la serenidad necesaria, “han demostrado que han sido capaces de ofrecernos excelentes resultados, como ha sido el caso, por ejemplo, de la Unidad Terapéutica de desintoxicación de Valle Tabares”, subrayan.

En este régimen de internamiento terapéutico hay en estos momentos 47 jóvenes, mientras que otros 67 están recibiendo tratamiento ambulatorio y 88 cumplen tareas socioeducativas. Además, 411 están en libertad vigilada y 38 están en grupos de convivencia o cumplen un régimen abierto de internamiento.

“En Canarias se ha optado por un modelo garantista de derechos de diseño público, en el que la planificación, los programas y la inspección se lleva a cabo por parte de la entidad pública, la gestión de los centros por una fundación pública y la inserción se realiza a través de los sistemas públicos de Sanidad, Educación o Empleo”, añaden desde la Dirección General del Menor.

Así, y a excepción de Cataluña, Canarias ha sido la única comunidad que ha diseñado un sistema de estas características, que incluye la figura del jurista en los centros, que junto con las inspecciones del Servicio de Medidas Judiciales y de la Fiscalía, garantiza el día a día de los menores que tiene acceso a la información y acciones que tengan que ver con sus derechos.