X
la laguna >

Los próximos objetivos de Costas

   

Instalaciones del Club Charco de la Arena, situado en el paseo de Punta del Hidalgo. / DA

J. F. JURADO | La Laguna

La costa nordeste del municipio de La Laguna es uno de los puntos del Archipiélago donde más modificaciones prevé, a medio plazo, la actual Ley de Costas. El Ayuntamiento ha expresado ya su disposición a asumir las dos piscinas del Club Náutico de Bajamar, que se han quedado sin la correspondiente concesión administrativa para su uso estrictamente privado. Es solo el primero de varios casos similares que vienen en camino: próximamente será el turno de Punta del Hidalgo y de los dos espacios de baño privado que existen en esta zona de Anaga.

La concesión tanto a Apartahotel Altagay como a la sociedad privada Charco de la Arena sobre sus respectivas piscinas, también situadas en dominio público marítimo terrestre, caduca en el año 2018, según ha confirmado la Jefatura Provincial de la Dirección General de Costas. Hasta entonces, ambas seguirán siendo de uso y disfrute exclusivo de sus inquilinos y socios accionistas, si bien en el primer caso también se permite el acceso a aquellos visitantes ocasionales que abonen la tarifa establecida.

Piscina del aparthotel Altagay, también en Punta del Hidalgo. / DA

Mantenimiento

En cambio, a partir de esa fecha, el Ayuntamiento lagunero deberá solicitar la concesión administrativa de las dos piscinas, decidir qué hace con su mantenimiento y abrirlas al uso público. En 2003, los entonces concejales socialistas Venancio Herrera y José Antonio Valbuena, ya exigieron públicamente que el Plan Especial de Punta del Hidalgo, aún por culminar, contemplase toda la zona de costa como dominio público, incluido el Charco de la Arena. Costas también tiene varios expedientes abiertos en la actualidad en la zona conocida como Finca El Apio, en la costa de Valle de Guerra, por irregularidades urbanísticas. El proceso afecta a una serie de casetas utilizadas por los pescadores de la zona, que deberán de ser demolidas.

Por lo pronto, las dos piscinas del Club Náutico de Bajamar ya han sido reclamadas por el Ayuntamiento lagunero, ya que la concesión administrativa de la que disponía la sociedad privada está caducada desde diciembre de 2008.

Según ha informado el primer teniente alcalde y concejal de Servicios Municipales y Costas, Javier Abreu, el Consistorio buscará “la mejor solución para todos”, aunque eso sí: “Priorizando el interés general. Debemos garantizar que todos los ciudadanos tengan acceso a nuestra costa. Eso es lo primero, y luego que se preste un buen servicio”, argumentó el mismos concejal.