X

Madera y metal buscan lo humano

   

La exposición que inauguró en La Laguna José Abad acompañado del alcalde Fernando Clavijo, y del presidente de CajaCanarias, Álvaro Arvelo, es una parte de la amplia exposición ( más de 400 obras) 'Eros, formas y azar', que, además, se ha instalado hasta el 28 de enero en el Espacio Cultural de CajaCanarias y el Museo Municipal de Bellas Artes, en Santa Cruz de Tenerife. Pero quizás uno de los elementos más llamativos de este proyecto sean las esculturas en la calle. / DA

SANTIAGO TOSTE | Santa Cruz de Tenerife

“Es curioso cómo estas esculturas de madera y metal necesitan el oxígeno igual que nosotros para ser lo que son, para cobrar vida”. El presidente de CajaCanarias, Álvaro Arvelo, recurrió ayer a esta imagen para presentar Taller hoy, la exposición con obra reciente del artista José Abad que acaba de abrir sus puertas en la Sala de Arte Juan Cas, en la plaza de la Concepción de La Laguna. Taller hoy se inscribe en el proyecto expositivo Eros, formas y azar, que también puede contemplarse, hasta el 28 de enero, en el Espacio Cultural CajaCanarias y en el Museo Municipal de Bellas Artes de Santa Cruz de Tenerife, así como en las calles de ambas ciudades.

Además del propio autor y de Álvaro Arvelo, la presentación de la muestra contó con el alcalde de La Laguna, Fernando Clavijo, quien expresó su satisfacción por el hecho de que Aguere forme parte de esta amplia retrospectiva dedicada a uno de sus hijos más ilustres. “La cultura es una herramienta fundamental para dinamizar a una sociedad -aseveró Clavijo-, y para contribuir a que ésta salga adelante, sobre todo en momentos tan complejos como los actuales”.

“Aquí está mi trabajo de ahora, muchas de las piezas están aún calientes”, explicó Abad, de manera concisa, al abordar las obras expuestas de un creador donde, como se puso ayer de relieve, “toda intuición nace de la incertidumbre”. “Todo comenzó cerca de aquí, en la calle de Los Álamos -precisó- Arvelo-, en una época a la que él se refiere como la de ‘el olor del hierro”. “Allí el conoció el trabajo de los maestros que trabajaban en sus talleres la madera o doblegaban los metales. Por eso es de justicia que el lugar donde comenzó todo acoja ahora sus últimas creaciones”, subrayó.

En sus nuevas obras, Pepe Abad continúa en su indagación sobre la naturaleza humana, presentado figuras, devastadas y desmembradas, que traducen esa idea de que “la vida forma parte de una búsqueda infructuosa”.

Y es que, tal y como se expuso ayer, “esta indagación sobre la esencia de lo humano atraviesa todas las etapas del artista”. Una exploración, además, donde el cuerpo “no oculta las cicatrices que desvelan la rudeza de la mano del hombre doblegando al hierro”.

En la muestra figura igualmente un apartado, Palabra escrita, donde los ensamblajes y los collages traducen el diálogo permanente que mantiene José Abad con los escritores y, de manera especial, “su proximidad al libro como tentativa de un lenguaje que, insuficiente para alcanzar la verdad, se pierde a veces en el automatismo de un garabato incomprensible”.

Nacido en La Laguna en 1942, José Abad inició su trayectoria en la pintura, el teatro y la poesía, para “concentrarse”, poco a poco, en el collage, la obra gráfica y la escultura.