X
opinión >

Mafias > Sergio García de la Cruz

   

El término Mafia apareció por vez primera en un texto siciliano de 1658. Las mafias -si bien hoy en día es un término muy generalizado dentro del Crimen Organizado- tienen su origen en la Italia del siglo XIX, y más concretamente en Sicilia, que continuaba sumida en el desgobierno, a diferencia del resto de Europa que crecía y evolucionaba económicamente.

Bajo este caos surgen grupos proteccionistas-extorsionistas, los robos son habituales e impunes, y la mejor solución ante eso es la autoprotección, pero tenía un precio. Poco a poco fue aumentando el poder de dichas organizaciones a la vez que su brutalidad y violencia. Su entramado, hoy en día, no tiene fin.
Las mafias han ido evolucionando; la metralleta ha sido sustituida por las finanzas y la informática; aunque el eje principal sobre el que se han sustentado para lograr su gran poder sigan siendo el terror y el asesinato.

La crisis económica propicia que aumente el poder de este tipo de organizaciones criminales, y por ende sus ganancias: para ellos estos momentos son el escenario perfecto. Ya los soldados que ejecutaban los actos violentos van pasando a un segundo plano, la mayor preocupación de los países está en la perturbación económica, social y política, la desconfianza en el crecimiento económico, la efectiva gobernabilidad democrática y la estabilidad.

Según la Interpol, para que un grupo mafioso sea considerado como delincuencia organizada debe cumplir las siguientes condiciones: que lo formen más de tres personas, que tenga un período de actuación largo en el tiempo y continuidad de las actuaciones, que el delito cometido sea grave y que obtengan beneficios, poder o influencia, y además dos de más entre las siguientes: que en el seno del grupo en cuestión exista un reparto de tareas, que tengan jerarquías y disciplina interna, que mantengan actividad internacional, que utilicen violencia e intimidación, que monten estructuras empresariales para desarrollar o enmascarar sus actividades delictivas, que participen en el grave delito de legitimización de capitales y que sus actuaciones provoquen y usen la influencia y corrupción. Como podemos observar los tradicionales grupos mafiosos las cumplen en su totalidad, es más se trata de una definición exacta de mafia.

La Mafia lleva años asentada en España, la Policía Italiana mantiene un contacto permanente con la española, algunos jefes de los principales clanes han ido cayendo, pero la madeja es demasiado grande y enmarañada, y cuenta con un sistema muy técnico y cuasi perfecto que hace muy difícil su desarticulación. La mujer ya no se limita a un papel eventual de suplencia ante la ausencia de su marido, el capo, ya asume el papel de capo en algunos casos. Los principales núcleos turísticos son el lugar perfecto para sus negocios, en estos lugares florece el sector inmobiliario y el dinero se mueve en grandes cantidades.