X
KICKBOXING > LA CITA MÁS GRANDE DEL PANORAMA INTERNACIONAL

Moi Ruibal quiere dar el golpe

   

Carlos 'Chiquitín' Almenara, Javier Rolo y Moisés Ruibal. / DA

JUAN S. SÁNCHEZ | Santa Cruz de Tenerife

Moisés Ruibal no quiere desaprovechar la oportunidad que le vuelve a brindar la fabulosa organización del evento más grande del kickboxing mundial. En su primera participación dentro de una gala del It’s Showtime, el fajador gallego, afincado desde hace muchos años en Tenerife, realizó un notable papel aunque acabó perdiendo por puntos ante Sahak Parparyan, en la velada celebrada en Madrid el pasado verano.

Después de dos experiencias importantes ante el holandés Fred Sikking, aspirante al título mundial que ostenta el catalán César Córdoba, a Ruibal le llega ahora otro enemigo de cuidado, el egipcio Amir The Sphinx Zeyada, con una larguísima trayectoria profesional que incluye, entre otros resultados destacados, dos victorias antes del límite frente a Tyrone Spong.

Para Moisés Ruibal la oportunidad es doble porque si gana este combate se convertirá en el aspirante oficial al título mundial It’s Showtime del peso crucero que ostenta Sahak Parparyan. Por eso se plantea este reto como el más importante de su carrera y lo está preparando “al doscientos por cien”, tal y como reconoce un Ruibal, que advierte a su rival: “Va a tener que sufrir mucho si quiere ganar porque yo peleo en mi casa y aquí mando yo”.

Zeyada es otro producto del prestigioso entrenador Tom Harinck en el Chakuriki, uno de los gimnasios más reputados de Amsterdam. El púgil egipcio cuenta con un récord de 50 victorias y 19 derrotas, con 19 de sus triunfos conseguidos antes del límite, pero a Moisés Ruibal no le da ningún miedo. “Es uno de los mejores que hay dentro de este peso y tiene una gran trayectoria, pero creo que se adapta mejor a mis características porque boxea más de lo que usa las piernas”, anuncia el fajador gallego, que aventura “un combate muy emocionante en el que tendrá mucho ganado el que pueda aplicar mejor su estrategia”

Ruibal ha tenido dos buenas opciones de rodarse ante un rival de similares características que Zeyada, Fred Sikking. En la primera de las confrontaciones cayó a los puntos en Los Cristianos, en la segunda se tomó la revancha en el Pancho Camurria venciendo por decisión.

“Esta será una pelea diferente a las anteriores, pero para mí será algo más que un combate porque se me abre una gran oportunidad para poder disputar el cinturón mundial”, reconoce el fundador de una de las mejores escuelas de kickboxing que ha dado la Isla, el club Moi Rui.

Si Moisés Ruibal está preparado al cien por cien para su batalla ante Zeyada, su pupilo Carlos Chiquitín Almenara no se queda atrás. El púgil capitalino quiere seguir su buena progresión en busca de una oportunidad por algún cinturón profesional, pero antes tendrá que pasar por el filtro de Sergio Wielzen, campeón mundial del It’s Showtime y verdugo reciente del peligroso tailandés Anuwat Kaewsamrit, al que despachó en menos de 30 segundos de pelea.