X
retiro lo escrito >

Normalidad > Alfonso González Jerez

   

Todo normal. El Hierro vive con absoluta normalidad la situación de emergencia volcánica. Hablamos con el alcalde de El Pinar, que nos dice que todo va bien. La erupción es inminente. La erupción puede ocurrir, la erupción puede ocurrir o puede no ocurrir, pero, cuando ocurra, se habrá iniciado el proceso eruptivo, aunque el momento reina la más absoluta normalidad. El agua en el Mar de las Calmas tiene una temperatura muy superior a la normal. La temperatura justa. No, incluso registra temperaturas más bajas de las habituales en esta época del año. Si esto lo ven en Hawai se mueren de risa. Es ridículo este despliegue. Si eso lo oyeran en Hawai tendrías problemas e igual acabas en la cárcel. Nuevo temblor de 4,3 en la escala en Hawai, no, es la escala de Ricardo, menos mal que tenemos al ITER, ¿está el ITER al habla? ¿ITER? ¿Es usted? La situación es de absoluta normalidad. Los vecinos han abandonado la localidad de La Restinga con absoluta normalidad. Nuevos temblores sísmicos. Confirmados nuevos temblores sísmicos. Estamos a la espera de que se pronuncien los científicos, y sobre todo, de que no pronuncien palabras tan raras. Nueva serie de pequeños terremotos, insistimos, pequeños, aunque terremotos. En el polideportivo podrán encontrar de todo, y lo que no encuentre, se lo pedimos y se lo traemos, aunque el stock de yakuzzis es limitado. Semáforo rojo. El semáforo rojo es meramente indicativo, igual podría ser fucsia o marrón, porque lo cierto es que la normalidad es la nota predominante en el día de hoy en la entrañable isla de El Hierro. Hay que felicitar a todo el pueblo herreño por su civismo. En los últimos tres meses se han registrado más se 9.000 movimientos sísmicos, lo que es plenamente normal, lo que es indicativo, lo que no significa nada, lo que indica la necesidad de tomar medidas de precaución elementales, aunque la situación sea de absoluta normalidad. Otro terremoto, perdón, otro seísmo de 3,5 en la escala dodecafónica se ha sentido en toda la isla, aunque una posible erupción puede transformarse, sin duda, en un nuevo atractivo turístico para la Isla del Meridiano. Estamos a la espera de lo que digan los científicos de una vez. Las autoridades insulares y autonómicas están perfectamente informadas sobre la evolución de la situación de emergencia. Los científicos indican que la intensidad del tremor supera la escala del gráfico. La Restinga está completamente deshabitada y por sus empinadas calles sopla una brisa quizás premonitoria. Nuevos terremotos, pero muy pequeños, solo se han sentido de los talones de los pies para abajo. La erupción no ha reventado. Solo cabe elogiar el civismo de todos los vecinos de El Hierro en una situación de absoluta normalidad.