X
TECNOLOGÍA >

Orange invertirá más de 14 millones de euros en Canarias en la renovación de su red fija y móvil

   

EUROPA PRESS | MADRID

Orange invertirá más de 14 millones de euros en la renovación de su red fija y móvil en Canarias durante el segundo semestre de 2011 con el objetivo de ofrecer la mayor calidad en sus servicios de telecomunicaciones a sus clientes en las Islas, informó este viernes la compañía.

En concreto, Orange renovará su infraestructura en red móvil en Tenerife y Las Palmas. Así, la operadora sustituirá todos los equipos de acceso móvil por otros nuevos con tecnología multiRAN, preparados para HSPA+ y LTE, permitiendo la optimización de su red de segunda y tercera generación móvil (2G y 3G). Asimismo, Orange continuará con la conexión de ‘Nodos B’ por fibra óptica en Tenerife y Las Palmas.

La firma explicó que la renovación de la red móvil, que comenzó el pasado año y que a nivel nacional supone un esfuerzo inversor de 500 millones de euros, ofrece una infraestructura mucho “mas eficiente”, con “más capacidad”, ya que los nuevos nodos pueden soportar 6 veces mas de clientes que los antiguos, y “sencilla” de operar, con un 70% menos de equipos.

En cuanto a la red fija, Orange apuesta por el despliegue de su propia red. Así, la compañía continuará impulsando el desarrollo de sus servicios de banda ancha en Canarias con la apertura de nuevas centrales de red propia (ULL) desde los primeros meses de 2012 –tres de ellas en Tenerife y una en Las Palmas– que cuentan en total con más de 136.000 bucles.

Además, Orange está aumentando los puntos de venta en Canarias dedicados a la relación directa con sus clientes. En concreto, incrementará sus puntos de venta hasta los 54, desde los 45 que tenía en las islas a principios de 2011, al finalizar el año. En esta expansión, el operador ha invertido alrededor de un millón de euros.

Por otra parte y gracias a ‘Canalink’, tanto el negocio fijo como el móvil, se verán reforzados por la migración del tráfico actual de Orange entre las islas y la Península al cable submarino de fibra óptica, pudiendo asumir éste los incrementos futuros de trafico de la filial española de France Telecom entre las islas y éstas con la Península .

Con este nuevo cable submarino se amplía la capacidad de transmisión hasta los 2,5 Gbps, lo que permitirá un significativo crecimiento de tráfico de datos.