X
Elecciones generales > 20-n precampaña

PP fomentará fiscalmente el ahorro a largo plazo con una nueva deducción del IRPF

   

EUROPA PRESS | Madrid

El PP se ha comprometido a fomentar fiscalmente el “ahorro a largo plazo” si gana las elecciones del próximo 20 de noviembre, a través de la creación de una nueva deducción en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) por el incremento anual del ahorro, que incluya la adquisición de vivienda habitual.

Ésta es una de las medidas que incluye el programa electoral del partido que lidera Mariano Rajoy para las próximas generales, que será aprobado este lunes en un Comité Ejecutivo que se celebrará en Santiago de Compostela y de cuyo contenido se ha conocido una parte este domingo.

En el capítulo de la reforma fiscal que propone el PP, se incluye la elevación de los mínimos familiares en el IRPF, para adaptarlos “mejor a las circunstancias de los contribuyentes”, especialmente para las familias numerosas. Igualmente, contempla que en el impuesto de sociedades se generalizará la aplicación a las empresas de reducida dimensión el tipo impositivo del 20 por ciento y se extenderá el ámbito de aplicación del tipo del 25 por ciento.

Del mismo modo, el PP quiere “homogeneizar” las retribuciones de los cargos electos locales, teniendo en cuenta la dimensión de los municipios; racionalizará las estructuras administrativas y costes; reducirá el número de altos cargos, personal eventual y los gastos corrientes y hará un uso más eficiente de los coches oficiales, así como una reducción del número de entes y organismos públicos.

Además, van a exigir a las administraciones que diferencien entre los gastos correspondientes a servicios públicos básicos de aquellos que no lo son y habrá un catálogo de servicios públicos esenciales.

Para evitar conflictos competenciales entre las diferentes administraciones, los populares quieren delimitar “con mayor precisión” el marco competencial de cada una, “evitando los solapamientos innecesarios, la proliferación de estructuras burocráticas y el aumento excesivo del personal al servicio de las administraciones”. En este contexto prevén desarrollar indicadores de evaluación e intercambios de información que permitan el contraste público de la eficacia y eficiencia de las distintas Administraciones en la prestación de servicios públicos.

En cuanto a los ayuntamientos, fomentarán la agrupación voluntaria de municipios teniendo en cuenta la capacidad organizativa y financiera. A ello sumarán la aprobación de una ley básica que, “partiendo del pleno respeto a la autonomía” atribuya “con mayor precisión” las competencias y les dote de instrumentos más adecuados para la gestión”. Finalmente, anuncian que impulsarán su tramitación conjunta con el nuevo modelo de financiación local.

Plan completo de reformas estructurales

Los populares dedican buena parte de su programa a las propuestas económicas y explican su intención de presentar un “plan completo y coherente” de “reformas estructurales para la estabilidad presupuestaria, el saneamiento del sector financiero, la liberalización de la economía, la reforma laboral y el impulso de la competitividad”.

Para ello, fijarán un “marco legal e institucional específico para garantizar la unidad del mercado que establezca sus principios rectores, ámbitos de aplicación y los mecanismos interterritoriales de solución de conflictos para asegurar la libertad económica, fomentar la competencia y garantizar la igualdad en el acceso a los bienes y servicios en toda España”.

Primera actuación: poner en orden las cuenta públicas

La primera de las actuaciones que quiere llevar a cabo el PP, si llega a La Moncloa, es “poner orden en las cuentas públicas”. Para ello promoverá una “ley orgánica de estabilidad presupuestaria para el desarrollo de la reciente reforma constitucional” en la que se establecerán los “mecanismos de participación” del Consejo de Política Fiscal y Financiera” y se precisarán los “procedimientos de distribución de los límites de déficit y deuda” entre las distintas administraciones, los “supuestos excepcionales”, la “forma y plazo de corrección de las desviaciones, y las responsabilidades derivadas de sus incumplimientos”.

Todo ello irá acompañado de un “plan de austeridad” que comprometerá al conjunto de las administraciones, “eliminará gastos superfluos y duplicidades, e introducirá incentivos a la eficiencia”. Esto puede implicar “eventualmente” la supresión de los organismos, entes públicos y entidades instrumentales “cuyas funciones pueda asumir la administración”.

Mecanismos no bancarios de financiación: ‘Business Angels’

Del mismo modo, el PP quiere potenciar el desarrollo de los mecanismos “no bancarios” de financiación empresarial desarrollando los mecanismos de participación en el capital empresarial como “business angels” (inversor individual que arriesga sus fondos en un proyecto a cambio de participación accionarial), “capital semilla” o “private equity”.

Además, impulsarán el “desarrollo de los mercados de capitales” a través de la modernización y mayor eficiencia de sus infraestructuras y del fomento del ahorro a largo plazo y provisional.

Entre las medidas para que haya más emprendedores y favorecer la creación de empleo, el programa incluye la simplificación de los contratos laborales; la reforma de la estructura de la negociación colectiva; o que autónomos y pymes no tengan que pagar el IVA hasta que hayan cobrado efectivamente las facturas.

También está la ley para el apoyo a los emprendedores que anunció Mariano Rajoy el pasado verano y el apoyo fiscal de 3.000 euros por la contratación del primer trabajador que no tenga la condición de socio de una empresa de nueva creación. Además, bonificarán las cotizaciones sociales para los autónomos empresarios que contraten su primer trabajador no socio.

Convertir los puertos españoles en centros intermodales

En el capítulo dedicado a las infraestructuras, destaca la apuesta por el desarrollo de nuevas plataformas de conexión e intercambio modal y la intención de conectar puertos de interés general a los corredores multimodales y puertos que formen parte de las autopistas del mar con los corredores ferroviarios de mercancías. El objetivo, dicen, es que los puertos se conviertan en “centros logísticos intermodales de proyección internacional”.

A ello añadirán una regulación para que todas las administraciones tengan la obligación de suprimir los “puntos negros” de los tramos identificados como de “concentración de accidentes de tráfico”. Además, se reforzará la seguridad activa y pasiva de peatones, ciclistas y motoristas en la red viaria, mejorando la señalización y extendiendo la implantación de barreras protectoras.

El PP también hará un plan integral de turismo, valorando el sector como “prioritario” y mejorando su fiscalidad. Se potenciará la imagen de España como destino turístico de calidad, modernizando y mejorando la red de oficinas de turismo en el exterior y celebrando “grandes acontecimientos culturales y deportivos”. “Potenciaremos la marca España como referente de una oferta turística de calidad”, afirma el texto.

Por otra parte, los populares quieren frenar el envejecimiento de la población rural y promoverán la incorporación de jóvenes a la actividad agraria, impulsando la participación efectiva de la mujer en las explotaciones agrarias y realizarán una estrategia nacional para la aplicación y la defensa de la nueva PAC. En materia de pesca, el objetivo es que sea “sostenible y con futuro” y para ello actualizarán la normativa para adaptarla a la nueva Política Pesquera Común e incorporarán medidas dirigidas a disuadir la pesca ilegal.

En cuanto a la industria, el PP se propone acometer las reformas estructurales necesarias para que las empresas españolas no se enfrenten a costes del capital y de producción más caros que sus competidores.