X
elecciones generales > 20-N precampaña

Rubalcaba: qué “confianza merece” un PP que ha intentado aprovecharse de la crisis

   

El candidato del PSOE a la presidencia del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba. | EFE

EUROPA PRESS | Madrid

El candidato del PSOE a la Presidencia del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha animado a los españoles que creen que un Ejecutivo de Mariano Rajoy sacará a España de la crisis a preguntarse “qué confianza merece un partido” que se ha pasado los últimos tres años intentando aprovecharse políticamente de la mala situación económica, que allí donde gobierna ya está aplicando recortes, que “no ha hecho otra cosa que hablar mal de España fuera de España” y que incluso en mayo de 2010 “intentó” que a nuestro país le ocurriera “lo que le ha pasado a Grecia y Portugal”.

Así lo ha asegurado el aspirante socialista a la Moncloa ante el Comité Federal del PSOE, después de que el máximo órgano entre congresos del partido aprobase por unanimidad el programa electoral con el que van a intentan conseguir la confianza de los ciudadanos en las urnas el próximo 20 de noviembre.

Durante su intervención, el sucesor de José Luis Rodríguez Zapatero, quien ha asistido a la reunión pero no ha intervenido, ha contrapuesto la actitud que mantenido el PSOE en estos años con la que ha tenido el primer partido de la oposición. Tras dejar claro que ambas formaciones “no son lo mismo”, como, según ha admitido, creen algunos españoles, Rubalcaba ha reconocido que los socialistas han podido hacer “unas cosas mejor y otras peor” pero que, en definitiva, han “gobernado”, mientras que el PP sólo ha intentado sacar provecho de la crisis.

Además, se ha comprometido a ir siempre “con la verdad por delante” y sin mentir a los españoles. En este sentido, no ha ocultado que aún quedan “trechos difíciles por recorrer” para salir de la crisis y ha apelado a la unidad de todos los ciudadanos para lograr ese reto. Por eso, ha propuesto un pacto por empleo, aunque también ha advertido de que los socialistas no permitirán que se hagan “sacrificios” en sanidad y educación para recuperar el crecimiento económico.

Ideas, propuestas y cuentas claras

Rubalcaba no ha abundado en el contenido de su oferta electoral, alegando que será en las próximas semanas cuando la detalle, pero sí ha subrayado que siente el programa como suyo, aunque que no se trata únicamente del “programa del PSOE” sino de la “mucha gente” que confía en el partido y que ha colaborado en su elaboración. “Es mi programa, es un programa ambicioso y realista para gobernar, se que ha hecho pensando en lo que necesita España y en lo que puede hacer España”, ha resumido, incidiendo en que el documento responde también a sus “tres compromisos básicos: ideas, propuestas y cuentas claras”.

El candidato ha hecho hincapié en que los españoles se juegan “mucho” en la cita con las urnas porque el 20N se decidirá “cómo” sale el país de la crisis y se corre el riesgo de “retroceder” a “épocas” que algunos ya consideraban “olvidadas”. Haciendo gala de su compromiso de ir “con la verdad por delante”, ha admitido que la crisis no se arreglará “ni mañana ni pasado mañana” y que todavía quedan “trechos difíciles por recorrer”, en los que conviene no “equivocarse” y tomar decisiones “con justicia”, lo que implica “pedir más a quien más tiene”.

“Vamos a hacer todos los esfuerzos posibles para salir de la crisis, pero no depende sólo de nosotros, por eso no debemos decir cuándo vamos a salir, sino cómo vamos a salir”, ha remarcado, reiterando que tiene una “inmensa confianza en los españoles” para superar ese reto y en la necesidad de hacerlo “juntos”. Así, ha propuesto “acuerdos políticos” en dos ámbitos: las reformas institucionales y la recuperación de la creación de empleo.

Pacto para el empleo y para la austeridad

En concreto, ha abogado por un pacto para lograr gobiernos “austeros” en los distintos niveles de la administración y para evitar duplicidades en aras de una gestión eficiente. Eso sí, ha advertido de que está “abierto al diálogo” para conseguir estos objetivos, pero no para hablar sobre “fuegos de artificio”, sino para tener un “ahorro de verdad” compatible con la eficacia de los servicios públicos.

Asimismo, ha puesto sobre la mesa la necesidad de sellar un acuerdo que siente las “bases políticas” que permitan acabar con un “problema estructural” como es que el diferencial de empleo con la Unión Europea que “siempre ha sido negativo”, teniendo presente que la creación de puestos de trabajos “no depende exclusivamente de nadie y al mismo tiempo depende de todos” es decir, se trata de una tarea colectiva que debe implicar desde al Gobierno hasta los partidos políticos pasando por los empresarios, los sindicatos y las comunidades autónomas.

“Comparezco ante los españoles con mi experiencia política y el programa que hemos aprobado; me presento sobre todo en nombre del PSOE”, ha proclamado, reivindicado a su partido como el “principal responsable” de los avances que se han producido en España en las tres últimas décadas –como el ingreso en la UE, el sistema de pensiones o la expansión de los derechos individuales y colectivos– y haciendo hincapié en que todos esos cambios que tienen “alma socialista”.

En este contexto, aunque ha admitido que si el partido pudiera retrotraerse a 2008 quizá hubiera hecho algunas cosas de forma distinta o directamente no las hubiera hecho, ha asegurado que otras, como la protección social a los parados, la actualización de las pensiones mínimas, la ampliación de las becas o la aplicación de la ley de dependencia, las harían igual. “Esas cosas las tenemos que defender porque esas sí que son nuestras señas de identidad, porque las hemos hecho nosotros y no el PP”, ha dicho.

SIN DESCANSO Y CON ILUSIÓN

También ha insistido en que “la principal responsabilidad de un líder político” y de una fuerza política de gobierno como es el PSOE es “activar la confianza de los ciudadanos con propuestas y compromisos”. Por eso, ha pedido a sus compañeros que, como han hecho siempre, actúen “ligando la satisfacción de sus aspiraciones políticas con el destino del pueblo español” , y que trabajen “sin descanso, con ilusión” y sin “preocuparse de otra cosa”. “Preocuparos únicamente del compromiso con nuestras ideas, con nuestros conciudadanos y con el país; lo hemos sabido hacer”, ha agregado.

Además, ha defendido algunas de sus convicciones y ha invitado a los ciudadanos a contrastarlas con las que plantean otras formaciones. Y justo después ha dejado claro que el PSOE no aceptará que, como hace el PP, se contraponga el crecimiento al mantenimiento del Estado de Bienestar, y se ha afanado en rechazar “cantinelas privatizadoras”. “En Sanidad y Educación ni un paso atrás”, ha recalcado, garantizado que, si él llega a La Moncloa, España saldrá de la crisis sin necesidad de “sacrificios” en estas materias.