X
sin complejos >

Sí, pero… > Fernando Fernández

   

Sí, lo diré enseguida. El décimo comunicado de la banda terrorista ETA anunciando el cese definitivo de su actividad armada es una buena noticia y todos debemos alegrarnos por ello. En enero había declarado una tregua permanente y verificable y ahora ha dado un paso más. De ahí a echar las campanas al vuelo, con ese repique coral que celebra la llegada de la paz y de la libertad, como ha dicho el lendakari López media un abismo en el que no estoy dispuesto a columpiarme.
Pero… todavía falta un largo camino por recorrer, son muchos los obstáculos a superar y nadie puede estar seguro que ETA no volverá a asesinar. No sería la primera vez que tratara de engañarnos, aunque es verdad que nunca había sido tan explícita como ahora. Lo que no quiere decir que no haya dejado muchas incógnitas sin despejar, mientras no diga que se disuelve y que abandona las armas. Y sobre todo, nada garantiza que una escisión de los terroristas permita a algunos de ellos volver a las andadas. Tampoco sería la primera vez que lo hagan. De manera que guárdense el repique de campanas y permitan los progres que nos alegremos lo justo.
Porque motivos para estar contentos solo tenemos la lectura del comunicad etarra y las declaraciones de los líderes políticos españoles, incluido el señor Rajoy, que en vísperas electorales probablemente no ha podido decir cosa distinta de lo que ha dicho. Pero pregonar el fin del terror y la rendición de ETA, como han titulado los más conspicuos voceros de la izquierda española es un exceso solo justificado por la necesidad de aliento que los socialistas padecen ante sus negras perspectivas electorales. “Aunque todavía falta la entrega de las armas y el anuncio de disolución definitiva, la renuncia a los atentados es el principio del fin. No es concebible una marcha atrás. Estamos ante la rendición de ETA”, he leído en un comentario editorial mas lleno de voluntarismo que de argumentos. ¿Porqué no es concebible una marcha atrás? ¿Alguien lo ha explicado? ¿Dónde ha dicho ETA que se rinde y de donde se puede deducir tal cosa? Lo que sabemos es que en España fuentes de la lucha antiterrorista han dejado saber sus dudas y sus cautelas. En Francia el comunicado etarra no parece que se lo hayan tomado muy en serio; he leído que no hay euforia entre los magistrado y los altos mandos policiales franceses y los Estadios Unidos se han aprestado a hacer saber que, de momento, ETA continuará incluida en la lista de organizaciones terroristas. De manera que prudencia, buen tino y esperar a la celebración de las elecciones el 20 de noviembre y la formación de un nuevo gobierno. Hasta entonces, el gobierno, los jueces y las fuerzas policiales deberán mantener un escrupuloso cumplimiento de la ley y hacerla cumplir como, con sus más y su menos, se ha venido haciendo hasta ahora en los últimos tiempos. Sin descartar algún golpe de efecto de los etarras, maestros como son en el manejo de la propaganda. ¿Se imaginan la súbita aparición de Josu Ternera, de De Juana Chaos o de algún otro asesino convocando una rueda de prensa en Madrid, cualquier día de aquí al día de las elecciones? ¿Qué haría el gobierno de España?
ZP, el del ansia infinita de pazzzz, deja una papa caliente a su sucesor. Así que más prudencia, mucho talento y menos propaganda para tratar de rentabilizar electoralmente el fin del terror. Si, eso que tanto ansiamos la inmensa mayoría de los españoles, pero que aún es pronto para darlo como un hecho cierto.