X
opinión > por Sergio García de la Cruz

Simposium de Criminología y Psicología > Sergio García de la Cruz

   

Tres días duró la segunda edición de este simposium que nuevamente acogió la Universidad de La Laguna. En él mostraron sus conocimientos más de 30 expertos, algunos de ellos venidos desde otros países, como fueron los expertos en perfiles criminales venidos desde USA. La primera edición se celebró en el año 2008, y aunque no tuve conocimiento de ella, evidentemente, no hubiera dudado en acudir, el compartir conocimientos con otros compañeros que, al igual que yo, tienen una preocupación por todo lo que rodea las ciencias criminológicas.

Pero muchos se preguntarán que es la Criminología, pues bien, en base a esto les diré que lo primero que me llamó la atención cuando me propusieron acudir a este evento fue el título que le habían dado: “criminología, delincuencia y psicología”, para un experto en criminología esto no deja de ser curioso. Y lo es porque la criminología es un término que absorbe el de delincuencia y toma lo que le interesa de la psicología, por tanto, puesto a mantener psicología, principalmente porque las jornadas fueron organizadas y conducidas por psicólogos, no es correcto el de delincuencia, pero, volviendo a la definición de criminología, diremos que es la ciencia que se ocupa del crimen, del delincuente, de la víctima y del control social del comportamiento desviado.

Esta ciencia que en España ha sufrido continuos varapalos educativos, fue finalmente aceptada como un título universitario oficial de segundo ciclo por el RD 858/2003, como Licenciado en Criminología. Como vemos fue un tímido reconocimiento ante las continuas demandas y a la problemática que comenzaba a surgir por los muchos títulos propios que existían en el país, y esto es así porque la criminología es rentable, es una empresa muy fructífera para los que vende el producto, pero no tanto para los que lo compran.

En las jornadas se habló de la creación del grado a impartir por la ULL, en ese sentido, creo que no han reparado en el hecho de que esos futuros criminólogos engrosarán la lista del desempleo, esto sucede y ha estado sucediendo siempre a lo largo de los años, y Tenerife no será ninguna excepción.

Acudir al evento propició que me encontrara con antiguos compañeros que estudiamos el título propio de la ULPGC, denominado: “Titulado Superior en Ciencias Criminológicas”, ese que ilusionó a tantos, y defraudó a muchos, principalmente porque la criminología -seamos sinceros- no tiene salida, y no la tiene porque en este país no existe una conciencia de la profesión, es más, muchos no saben exactamente en qué consiste, y enseguida nos viene a la mente esas series americanas que tantos nos cautivan, y sí, el criminólogo es eso, pero también es mucho más: es un estudioso del crimen en general, y por tanto tiene soluciones importantes que aportar para contrarrestar la delincuencia, pero el país no cuenta con ellos, la administración tampoco; el Cuerpo Nacional de Policía crea una Sección de Análisis de Conducta y la integran dos psicólogos, las Concejalías de Seguridad Ciudadana otro tanto de lo mismo, y así muchos ejemplos.

Siempre me ha parecido que la Criminología es una de las ciencias más inteligentes que hay ¿y saben por qué?, porque ha sabido tomar de cada ciencia lo mejor, por eso es interdisciplinar, y por supuesto empírica, otras ciencias, como la psicología intentan adentrarse y actuar en la criminología, pero el criminólogo actúa en muchos ámbitos, la criminología no es posible desde una perspectiva particular y singular de disciplinas sectoriales.

Sergio García de la Cruz es experto en criminología