X
sucesos >

Sin rastro de una mujer desaparecida hace 10 meses en Madrid, tras concluir su busca en un vertedero

   

EUROPA PRESS | Madrid

La Guardia Civil continúa sin pistas del paradero de María Piedad, la mujer de Boadilla del Monte (Madrid) desaparecida hace hoy diez meses, tras concluir su búsqueda en el vertedero de Pinto y en las aguas del río Guadarrama, han informado a Europa Press fuentes de la Benemérita.

Los trabajos en el vertedero, que es donde acaban las basuras de Boadilla para su tratamiento, han durado cuatro meses, y sólo se han localizado huesos de aves y ropas y bolsos que no tenían nada que ver con la joven desaparecida.

Asimismo, los buzos de la Guardia Civil han rastreado en los últimos días el río Guadarrama aprovechando su bajo nivel freático, pero tampoco han encontrado pistas sobre María Piedad, según han indicado las mismas fuentes, que han asegurado que ahora se volverá a retomar la búsqueda por la zona de la Raya del Palancar.

Desde que se perdiera la pista de la joven boadillense el 11 de diciembre de 2010 tras una cena de Navidad, los agentes, junto a familiares, amigos y voluntarios han peinado los montes, polígonos industriales y parajes del noroeste de la región sin ningún éxito.

Concretamente, las unidades especializadas de la Benemérita han rastreado una gran cantidad de terreno de la Comunidad, especialmente en la zona que va desde Villanueva de la Cañada hasta Navalcarnero y decenas de pozos.

También se ha buscado a la joven por las zonas del Ventorro, Monte de Romanillos, el Ferial, así como en los márgenes del río Guadarrama. Las investigaciones y las localizaciones del móvil de su ex pareja –que fue encontrado ahorcado varios días después de la desaparición en un paraje de El Escorial– han llegado hasta el municipio de Quijorna, Brunete y la dehesa de la Raya del Palancar de Villanueva del Pardillo.

Los agentes han buscado también a la joven en vehículos todoterreno en el área comprendida entre los términos municipales de Boadilla, Villaviciosa de Odón, Villanueva de la Cañada y en los caminos que salen de las carreteras M-501 y la M-503 en Quijorna y en Boadilla del Monte. Posteriormente, se siguió el rastreo por la multitud de pozos que hay en la comarca, el embalse de Valmayor y el río Guadarrama.

A pesar de la intensidad de las búsquedas, no han hallado ningún indicio, prueba o prenda de la joven boadillense. Tampoco hay movimientos de tarjetas o documentación de la mujer ni declaraciones que apunten en alguna dirección más concreta.