X
Fuencaliente >

Un millón de euros por la venta de vino sin fiscalizar

   

EUGENIA PAIZ | Fuencaliente

Los 400.000 kilos de uva foránea que han entrado vía portuaria en La Palma y cuyo destino han sido varias bodegas “generan un negocio de un millón de euros sin pagar ni un sólo euro en concepto de impuestos por su comercialización”. Este es el argumento que el Consejo Regulador de Vinos de La Palma, que agrupa a casi 1.300 agricultores y 18 bodegas, expondrá ante las consejerías de Industria y Hacienda del Gobierno de Canarias en la reunión que celebrarán en dos semanas y a la que serán convocados agentes del sector de toda la región.

“Ya sabemos que la importación de la uva foránea no se puede prohibir, y eso es una evidencia con la normativa en la mano, pero la Administración sabe, como sabemos nosotros, que las arcas públicas están dejando de ingresar una cantidad muy importante en concepto de impuestos por la falta de control sobre la venta de esos productos, sobre los que no hay ninguna fiscalidad cuando se vende en los restaurantes como vino de mesa”.

Los viticultores integrados en el Consejo Regulador de Denominación de Origen La Palma, encabezados por su presidente, Juan Crispo Perdomo, insisten en que esta “competencia desleal afecta a la economía en general y a nuestros medio de vida en particular, porque nosotros sí pagamos religiosamente nuestros impuestos, tanto aquí como cuando comercializamos nuestros vinos fuera de la Isla”. Reclaman a la consejerías de Hacienda y de Industria una “actuación decidida” porque “en materia fiscal sí que se está cometiendo una ilegalidad”. Según los datos que maneja el Consejo Regulador, la uva foránea que se está comercializando en La Palma con un coste de un euro por litro comercializado, es comprada previamente por los importadores en los mercados emisores por 21 céntimos de euro, a lo que se sumarían 10 céntimos por kilo en el transporte, unos coste irrisorios que dejan enormes beneficios tanto a los importadores como a los que llevan a cabo su venta final.

El Gobierno, de momento, ha comprometido una campaña de inspección en la que participarían distintas administraciones implicadas para evitar el fraude en la venta de vino que se comercializa como vino de La Palma.