X
opinión >

Un presupuesto en positivo > María Fresno

   

Hacer una ley de presupuestos en época de crisis no debe ser fácil. Compadezco al consejero de Economía, Javier González Ortiz. Debe soñar con los recortes y la contención del gasto. No debe ser agradable despertarse todos los días con los sindicatos protestando, los empresarios pidiendo, los ayuntamientos y cabildos exigiéndole que cuente con ellos… Lo dicho, una pesadilla que no acaba hasta que las cuentas sean aprobadas por el Parlamento canario, lo que no sucederá hasta finales de diciembre.

Lo fácil es hacer unas cuentas en época de bonanza donde repartir por aquí y por allí no cuesta nada. Donde el crecimiento de la economía está garantizado, así como las ayudas del señor Estado, que ahora llegan a cuenta gotas. Donde la palabra recorte no aparece ni por asomo y donde el gasto está hasta permitido.

Pero, ¿se puede hablar realmente de crisis con un presupuesto de más de 6.700 millones de euros? Es importante que ahora, en la situación económica en la que estamos, haya ideas, y buenas, para hacer encajes de bolillos e invertir bien y recortar donde menos duela.

Canarias crece cada vez menos. Los datos negativos en sectores como la construcción o la industria aumentan una tasa de paro ya excesiva. El consumo se agota. Las familias gastan cada vez menos y las empresas a penas invierten. Bajo este panorama desolador se hacen unos presupuestos que tienen la obligación de lanzar un mensaje de confianza a la sociedad.

Una crisis económica sólo se afronta con buenas ideas y es obvio que en Canarias las necesitamos. Necesitamos generar empleo para aumentar nuestra actividad economía. Necesitamos más emprendedores. Reducir las cargas administrativas. Necesitamos perseguir el fraude fiscal, pero también el laboral, tanto en el sector público como en el privado.

Necesitamos ideas y que se plasmen en unos presupuestos que no se limiten a recortar los premios y festivales culturales, a aumentar las jornadas laborales y a quitar las subvenciones y ayudas a empresas y entidades públicas.

Necesitamos unos presupuestos con ideas, donde se anime al empresario a invertir y al emprendedor a montar su negocio. Un presupuesto que genere empleo y reactive la economía. Una economía que está mantenida gracias a sectores como el turismo.

Necesitamos un presupuesto que acepte propuestas y vaya más allá de recortar el gasto. Necesitamos un presupuesto en positivo.