X
IRAK >

Una guerrra que ha costado a EEUU 4.400 bajas y más de 800.000 millones de dólares

   

Imagen de archivo del regreso de Irak de varios soldados estadounidenses. | EFE

EFE | Washington

Ocho años y nueve meses después que invadiera Irak, Estados Unidos pondrá fin a una campaña en la cual murieron unos 4.400 de sus soldados, otros 31.000 sufrieron heridas y su gasto de guerra superó los 800.000 millones de dólares.

El presidente Barack Obama confirmó hoy que, en cumplimiento de lo pactado con el gobierno de Bagdad, a fin de año saldrá del país del Golfo la mayor parte de los casi 50.000 soldados estadounidenses que allí permanecen.

En la invasión lanzada por el presidente George W. Bush en marzo de 2003, Estados Unidos empleó unos 120.000 soldados, y en la lucha contra la insurgencia iraquí en los años siguientes hubo meses en los cuales el contingente superó los 160.000 soldados.

Más de un millón de hombres y mujeres han servido en la zona de conflicto de Irak, una campaña que ha modificado profundamente la doctrina de guerra, las tácticas y aún la conformación de las fuerzas armadas estadounidenses.

“Nuestras tropas saldrán de Irak con la frente en alto”, dijo el presidente en un anuncio que, en realidad, significa la falta de un acuerdo con el Gobierno iraquí para que permanezcan en ese país tropas más allá del 31 de diciembre.

Según el Pentágono, que da cifras de fallecidos sólo después que se ha notificado a las familias de los soldados muertos, hasta hoy han caído en Irak 4.421 soldados y civiles estadounidenses (de ellos 3.489 en combate), y 31.921 sufrieron heridas.

Según el portal icasualties, que lleva un recuento propio de los militares muertos en Irak desde que comenzara la guerra en Irak han muerto 4.479 soldados estadounidenses.

El año más mortífero fue el 2007, cuando murieron 904 militares estadounidenses. Los primeros años de la guerra fueron también durante los que más bajas se registraron.

En 2003 murieron 486 militares estadounidenses; 849 en 2004; 846 en 2005 y 822 en 2006, antes de llegar al máximo registrado en el año 2007.

Las cifras comenzaron a mejorar en 2008, año en el que firmó el acuerdo para la salida de las tropas estadounidenses del país, se registraron 314 bajas, al que siguió otro año de mejoría en el que hubo 149 militares estadounidenses muertos.

En 2010, año en el que salieron las tropas estadounidenses de las principales ciudades del país, murieron 60 militares y en lo que va de año se han registrado 49 víctimas mortales entre las tropas de EEUU.