X
la palma > automovilismo

Una leyenda del volante con mucho futuro

   

El piloto palmero Santi Concepción. / DA

DAVID SANZ | Los Llanos de Aridane

El automovilismo palmero tiene en Santi Concepción su máxima referencia. El piloto de Los Llanos de Aridane ha paseado el nombre de La Palma y Canarias por los principales circuitos de España, en cuyo rally nacional ha sido cuatro veces campeón del grupo N. Hasta el momento es el piloto canario más laureado y promete seguir dando la batalla la próxima temporada.

Santi lleva en los genes el pilotaje. Su familia, por ambas partes, ha estado ligada a las competiciones. Su madre y su padre Pedro Concepción fueron corredores. Este año se han encontrado con “la gran alegría” de que además de Pedro y Santi, la familia Concepción ha logrado un nuevo Campeonato Insular de Rally de La Palma. Esta vez fue para Victoriano Concepción, su hermano pequeño.

Santi Concepción se inició en 1992 en la competición y ya en 1994 entró el Campeonato de España de Rally, en el Desafío Peugeot. Y allí permaneció hasta 2006, cosechando grandes logros deportivos.

“Salí bastante joven. Estaba estudiando en Tenerife y combinaba mis estudios con la competición. Estuve tres años en el Desafío Peogeot nacional. Lo hicimos bien y el equipo Ford nos quiso fichar. Se sumé a la Red Ford de Canarias en 1997 para correr el Campeonato de Canarias con Marlboro, quedando subcampeones en el grupo N. En 1998 Ford España me contrató para hacer el Campeonato de España y en 1999 me hizo piloto oficial de la marca. Fui el primer piloto oficial canario respaldado por una marca”.

A lo largo de su trayectoria, Santi ha conducido diversos coches, como el Renault 5 Copa, con el que debutó; el Peugeot 106 Rally; el mítico Ford Escort Cosworth; el Mitsubishi Lancer Evo VI, VII, VIII y IX; el Citroën C2 Super 1600; el Saxo Kit Car y, por último, con el Porsche.

Aunque de todos ellos asegura tener “un buen recuerdo”, reconoce sentir un “cariño especial” por el Ford “porque me protegió” en los dos accidentes “fuertes” que tuvo con él. “En tecnología tengo un gran recuerdo del Citroën Super 1600 y del Porsche, que es el coche más potente que he tenido en la vida”, agregó.

Como piloto se define “meticuloso y muy perfeccionista; para los copilotos y mecánicos un coñazo”. Unas cualidades que, sin embargo, reconoce que han sido “la única manera de conseguir algo desde La Palma. Si no hubiera sido así, no lo habría logrado”. Y es que, según el piloto, labrarse una carrera deportiva desde una isla no capitalina tiene un plus de dificultad.

“El Campeonato de España era muy duro al principio porque eran trece rallys, ahora son diez; antiguamente eran más largos, los entrenamientos eran libres y pasabas 230 o 240 días fuera de casa siendo un chaval de 22 años. El automovilismo, aunque crean que no, es muy sacrificado”, comentó Concepción.

Santi Concepción está dispuesto a volver la próxima temporada con un proyecto muy competitivo y no descarta aterrizar de nuevo en el Campeonato de España. “Y si no es allí, volveré a hacer la temporada de Canarias de la manera más profesional posible”. ¿En qué coche? Todavía está por definir, aunque tiene clara su preferencia. “A día de hoy, con el parque automovilístico que existe, en costes, espectacularidad y prestaciones, elegiría un Porsche”.