X
... y no es broma > por Conrado Flores

A la espera > Conrado Flores

   

Si te paras un momento a pensar te darás cuenta de que nos pasamos la vida esperando. ¿No te habías fijado? Pues espera, que te explico.

Tengas la edad que tengas, es muy probable que a día de hoy estés a la espera de algo. Tu primer beso de amor, el puente de la Inmaculada, la concesión de un crédito o incluso las elecciones generales de mañana. Si es esto último, supongo que habrás escuchado a todos los líderes políticos prometer ese cambio que todos estamos esperando.

Esperar es ley de vida. Las parejas esperan nueve duros meses la llegada de su hijo, los novios esperan a sus novias en el altar el día de su boda y los adolescentes esperan cumplir los 18 para llegar más tarde a casa.

Se puede esperar de mil maneras pero pocas más originales que la de la eterna Sara Montiel, quien – en la época en la que llevar un pitillo en la boca era sexy- nos cantaba aquello de “fumando espero al hombre que yo quiero”. No sabremos si ese hombre llegó pero lo que está claro es que se encontraría la casa oliendo a humo.

Peor suerte corrió Michael Jackson, que poco pudo imaginar que le quedaban sólo 10 años más de vida cuando escribió Heaven can wait (El cielo puede esperar) en 2001. Porque el cielo no esperó y, lamentablemente, lo que estamos esperando en estos momentos es la sentencia del juicio que se celebra por su desgraciada muerte.

En el mundo hay todo tipo de listas y de salas a las que en los hospitales y centros sanitarios se las denomina listas y salas “de espera”. Es fácil deducir que se las llama así porque si figuras en alguna de ellas (o en ambas) te toca esperar. Y si vives en Canarias te toca esperar y mucho.

Pero, ¿qué hacer? Mi recomendación es que esperes sin ser muy consciente de ello y vivas las cosas que te ocurren mientras lo haces. No pienses en tu espera. No sigas una buena serie de televisión esperando que el final no te decepcione sino disfruta de cada capítulo como si fuera el último.

Y aquí lo dejo, estoy esperando una llamada.