X
BALONCESTO > ADECCO PLATA

Al Tenerife se le escapa la victoria

   


ACAN
| Las Rozas

El Club de Baloncesto Las Rozas y el Tenerife Baloncesto pugnaron hasta el final por la victoria, en un choque muy disputado, pero que tuvo un claro color isleño casi durante los 60 minutos.

El resultado a la consecución del mismo demostró que no es necesario ser el protagonista para alzarse con la victoria, pues los locales se llevaron el triunfo tras un agónico envite, en el que estuvieron bajo el yugo de los visitantes. No fue hasta el último cuarto que consiguieron los madrileños salir de la dinámica negativa en la que estaban inmersos.

El primer cuarto fue muy intenso, donde ambos equipos había salido dispuestos a llevarse el partido. Aunque se vio por momentos como el conjunto roceño iba remolque de los insulares.

Pese a ello, logró darle la vuelta al marcador dos veces. Sin embargo, al sonido de la bocina encontró seis puntos abajo. Tres de ellos fruto de un triple en el último segundo. Con una gran actuación de Sammy Monroe, que ya empezaba a destacar.

En el segundo cuarto, Las Rozas se salió paulatinamente del encuentro, con una defensa que fue superada fácilmente por los jugadores azulones. Quienes pese a ser claramente los dominadores del parcial, eran duramente increpados por Jou Costa, un técnico que mostraba su descontento con la actuación de sus pupilos. Con los blancos totalmente desconcentrados, los visitantes se fueron al descanso con una cómoda diferencia de 11 puntos.

Con la reanudación del encuentro, el equipo peninsular parecía que había reaccionado, pero ya en el segundo minuto del cuarto volvieron a situarse bajo el dominio canario: manteniéndose los once puntos de distancia en el marcador. Sin embargo, los de Alonso de Madariaga no se daban por vencidos y numerosas veces trataron de volver e meterse en el partido.

Sin embargo, sus constantes fallos en la defensa hacían que sus intentonas quedaran en meras anécdotas. Aún así, a falta de tres minutos para la conclusión del tercer cuarto, los madrileños sacaron un derroche de energía y casta, y logrando acortar la distancia hasta los seis puntos.

Todo quedó en un espejismo, ya que la defensa local demostró una vez más su fragilidad y se fueron al último cuarto ocho abajo, con una canasta insular sobre la bocina, nuevamente.

Cambio del decorado

El último acto comenzó con un cambio en el denominador del encuentro. Las Rozas acortó distancias hasta los dos puntos en los dos primeros minutos, llegando a empatar. Demostraron su capacidad de concentración y se volvieron a meter en el partido con una defensa mucho más sólida, que les permitió a los anfitriones situarse por encima del Tenerife, que necesitó de un tiempo muerto para detener el ritmo del rival. Y que les valió un intercambio continuo de canastas. Hasta que a falta de cuatro minutos el marcador volvió a igualarse.

Pero sólo dos minutos después, Las Rozas lograba su máxima ventaja sobre el quinteto tinerfeño, con dos puntos arriba. A partir de ahí, el encuentro quedó prácticamente sentenciado, pues los de Costa no lograron reponerse y acabaron derrotados.

Los 30 puntos de Sammy Monroe, máximo anotador, no fueron suficientes para frenar a Las Rozas, que con una gran actuación de Javier Salsón, y especialmente por la labor titánica de Rubén Martínez -sumó un total de 17 puntos sólo en el último cuarto-, levantaron un marcador que parecía avocado al fracaso para los locales y, al final, se volvió de favorable para sus intereses