X
el hierro > crisis sísmica y riesgo volcánico

Basalto y traquita, materiales del magma de la erupción de El Hierro

   

EFE | Santa Cruz de Tenerife

Los primeros piroclastos (material magmático) lanzados por la erupción volcánica en el Mar de las Calmas, en El Hiero, están formados por basalto y traquita, según los resultados de los análisis realizados por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas.

Los resultados, que fueron trasladados este miércoles al comité científico del Plan de Protección Civil por Riesgo Volcánica (Pevolca), especifican que los fragmentos están formados por una mezcla entre dos materiales magmáticos, uno negro (basalto) y otro blanco (traquita) y explica que no se ha producido reacción química entre ambos materiales.

Una nota del Pevolca informa de que las traquitas son volumétricamente poco significativas y constituyen más una anécdota que la característica principal de la erupción ya que este material solo está presente en los primeros episodios y a una razón de 1 a 10 con respecto al basalto, lo que hace que no haya intervenido en determinar el tipo de erupción resultante.

El basalto es el magma más común en la erupción de El Hierro, tiene un 43 por ciento de dióxido de silíceo, alcanza una temperatura de 1.200 grados y una densidad de 2700 kg/m3.

La traquita es un magma con un contenido en dióxido de silíceo del 63 por ciento,alcanza una temperatura de 850 ºC y una densidad de 2.300 kg/m3 y al no ser predominante en la erupción no ha contribuido a incrementar la explosividad de la misma.

La nota informa de que tanto el material basáltico de las muestras como el traquítico, están muy vesiculados, lo que quiere decir que ambos tenían una cantidad de gas alta en el momento de hacer erupción, lo que explicaría que ésta sea explosiva (formación de piroclastos) a pesar de la presión del agua del mar sobre la boca de emisión.

Sin embargo, este tipo de explosividad es normal dentro de los parámetros de las erupciones basálticas y no reviste una peligrosidad adicional por el hecho de contener también magma traquítico.

El CSIC ha remitido los fragmentos del material magmático a varios laboratorios de Madrid y Barcelona, así como a la Universidad de Huelva, donde están realizando los estudios de petrología experimental para determinar las características termodinámicas de los magma eruptivos.

Además se han enviado también muestras a la Universidad de Washington State, en Estados Unidos y a la de Clermont Ferrand, en Francia para análisis isotópicos.