X
POLÍTICA >

Bethencourt evita el juicio al pactar su condena

   

DA | Santa Cruz de Tenerife

El exdiputado regional de Coalición Canaria (CC) y antiguo alcalde nacionalista de Valle Gran Rey, ahora en las filas del Partido Popular (PP), Esteban Bethencourt, ha evitado el juicio con jurado popular, que comenzaría a celebrarse el próximo lunes, acusado de un delito de presunta malversación de caudales públicos.

Bethencourt ha pactado una sentencia con el Ministerio Público por la que se le condena en firme a un año y medio de prisión, que al carecer de antecedentes penales queda eximido de su cumplimiento, y a un año y medio de inhabilitación absoluta.

La sentencia firme, dictada por la sección sexta de la Audiencia Provincial de Santa Cruz de Tenerife, recoge que el acusado admitió conocer que no era regular el cobro de algunas dietas por desplazamientos al Parlamento de Canarias para asistir a los plenos durante 1999.
El acusado reconoció que sabía que era ilícito ese cobro y que resarció a las arcas públicas devolviendo los 19.616 euros que había cobrado de más. La sentencia fue dictada el pasado jueves por la sección sexta.

El fiscal, José Luis Sánchez, ha informado a favor del indulto de la pena de inhabilitación absoluta para el ejercicio de cargo público por otro año y medio.

Bethencourt fue condenado en 2009 por la misma causa penal, por un jurado que presidió el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC), Antonio Castro Feliciano.

Esta sentencia de cuatro años de prisión fue anulada por el Tribunal Supremo por un “quebrantamiento de forma”. De ahí que el próximo lunes fuera a comenzar en la Audiencia Provincial otro juicio con jurado.

La acusación partió del PSC de Valle Gran Rey y, como consecuencia del desarrollo judicial de este expediente, Bethencourt renunció a su escaño en el Legislativo, después a su militancia en CC y posteriormente ingresó en el PP.

Con Bethencourt en el PP y alguna otra reconocida incorporación socialista, los populares han comenzado a dejar de ser una fuerza política testimonial en la isla de La Gomera.