X
pesca >

Bruselas podría excluir del acuerdo de pesca con Marruecos las aguas de Sáhara occidental

   

EUROPA PRESS | Bruselas

La Comisión Europea se plantea dejar las aguas del Sáhara occidental fuera del nuevo acuerdo de pesca que debe negociar con Marruecos para sustituir el actual convenio que concede 119 licencias a la flota comunitaria, sobre todo a buques españoles, según han informado a Europa Press fuentes europeas.

El pacto actual ha sido prorrogado provisionalmente hasta el próximo febrero, precisamente por las dificultades para negociar las condiciones de un nuevo régimen.

En una reunión a puerta cerrada con eurodiputados, la comisaria de Pesca, María Damanaki, ha revelado que su departamento trabaja en una propuesta para negociar un nuevo acuerdo de pesca con Rabat que contempla “dos opciones” que deben ser discutidas aún en el colegio de Comisarios.

La primera de las opciones “cubriría las aguas del Sáhara occidental al sur de las coordenadas 27º 40 N, mientras que la otra opción no”, ha explicado la comisaria, según las fuentes.

Damanaki, además, ha dejado claro que si los 27 se decantan finalmente por la opción que incluye las aguas de la ex colonia española, ella exigirá “garantías muy estrictas” de parte de las autoridades marroquíes respecto a los beneficios del convenio a nivel regional, esto es para la población saharaui.

En cualquier caso, la comisaria no prevé elevar el debate sobre su nueva propuesta a nivel oficial en el colegio de comisarios y con los Estados miembros mientras no se pronuncie formalmente la Eurocámara. “Hay que respetar los tiempos”, explican desde el departamento de Damanaki.

La comisaria intentó hace un año sacar adelante una propuesta similar para excluir las aguas saharauis y atender así la petición de la población local y las dudas jurídicas del Parlamento Europeo, pero no encontró los apoyos necesarios en el resto de comisarios. Con la fórmula de dos opciones, esta vez, Damanaki pretende salvar los obstáculos dentro del Ejecutivo comunitario y lograr que la discusión llegue hasta el Consejo y la Eurocámara, han explicado fuentes próximas a la comisaria.

A principios de año, Bruselas pactó con Rabat una prórroga de un año del actual acuerdo para evitar que los buques de la UE tuvieran que dejar de faenar en las aguas gestionadas por Marruecos, mientras las partes negociaban un nuevo régimen.

Las dudas en la Eurocámara sobre el respeto de los Derechos Humanos de los saharauis y sobre la rentabilidad económica del pacto han retrasado la ratificación formal de la prórroga, que este lunes ha recibido por fin el visto bueno de la comisión europarlamentaria de Pesca y será sometida al voto del pleno el próximo diciembre.

La comisaria también se ha referido a este pronunciamiento de la comisión europarlamentaria para decir que “toma nota” de la “señal” de que el Parlamento Europeo “quiere seguir adelante con el acuerdo con Marruecos”, a la espera del voto definitivo en plenario.

Riesgo de paro en negociaciones

Damanaki ha explicado que “hay que estar preparados” sea cual sea el sentido del voto de la Eurocámara en diciembre y por ello trabaja en un mandato de negociación que abarque tanto la aplicación del actual protocolo, como contemplar “una serie de condiciones a las que estén sujetas futuras negociaciones”.

El cumplimiento de criterios de sostenibilidad medioambiental, la rentabilidad económica, tener en cuenta la complejidad política del caso y aplicar la legalidad internacional son los criterios estrictos que Damanaki ha enumerado ante los eurodiputados.

La comisaria ha advertido de que es necesario el voto positivo de la Eurocámara para ratificar el protocolo en vigor y entonces será posible “avanzar hacia uno nuevo en las líneas descritas anteriormente”.

Con todo, Damanaki ha advertido de que las negociaciones con Rabat “seguirán estando lejos de ser fáciles” y por ello “no es seguro que tengamos un nuevo protocolo antes de que expire el actual”, aunque se tenga el visto bueno del Parlamento Europeo.

En el caso de que la Eurocámara vote en contra de la prórroga actual, ha añadido, el futuro del acuerdo con Marruecos “será aún más incierto” y la Unión Europea deberá prepararse para una probable “interrupción de las relaciones pesqueras bilaterales” con el país magrebí, “al menos por un tiempo”.